Uso de la “y”: Reglas, ejemplos y ejercicios resueltos

No hay duda de que la letra “y” es una de las más útiles del alfabeto. Puede ser usada dentro de palabras y también de manera aislada. Esa versatilidad enriquece el idioma, pero a la vez complica su utilización, puesto que son muchas las normas que debemos aprender para no cometer errores.

uso de la y

Ahora bien, todas esas reglas de uso pueden resultar sencillas si nos las explican de forma correcta. Eso es lo que haremos en esta ocasión: te enseñaremos cómo utilizar la “y” en tus textos. Y lo acompañaremos con ejemplos para que entiendas más rápido y ejercicios resueltos para que practiques.

Definición de la letra “y”

La “y” es la vigesimosexta letra perteneciente al alfabeto español. Está dentro del grupo de las consonantes. Y si bien se acabó incorporando a las letras latinas, su origen es griego.

Uno de los rasgos que hace singular a la “y” es que, pese a ser principalmente una consonante, puede convertirse en vocal. Cuando esto ocurre adopta el sonido de la “i”.

Esa situación puede presentarse de dos maneras. He aquí cada una:

  • Cuando la “y” funciona como conjunción copulativa: esto se puede ver una oración como “Juan y Manuel quieren fundar un negocio”.
  • Cuando sustituye a la “i” dentro de una palabra: entre otros ejemplos, podemos tomar “rey”. Aquí la “y” en realidad suplanta a la “i”.

En esos casos no pronunciamos “ye”, sino “i”.

Es algo que no notamos, debido a la costumbre, pero demuestra que en nuestro idioma puede haber una gran riqueza incluso en una sola letra.

¿Es “i griega” o “ye”?

Lo más correcto es decir “ye” en vez de “i griega”.

De ello podemos deducir que la segunda opción no está precisamente catalogada como un error. Pues bien, durante años la RAE permitió ambas, aunque desde hace un tiempo ha recalcado su preferencia por la primera:

Por consiguiente, si queremos ser formales al máximo nivel en nuestros textos y al hablar, tenemos que denominar “ye” a esta letra.

Reglas de uso de la letra “y”

Ya habiendo aclarado algunos puntos básicos sobre la “y”, es momento de que pasemos a conocer sus reglas de uso. En este apartado las iremos explicando una por una.

Conviene señalar que algunas de las normas tienen excepciones. Por lo tanto, las señalaremos cuando haga falta para que puedas memorizarlas.

Con palabras que contienen la sílaba “yec”

La sílaba “yec” no es demasiado común en las palabras de la lengua española. Sea como sea, muchas veces genera dudas entre los hablantes. Por suerte, la regla es muy sencilla: siempre comienza con “y”. Veamos algunos ejemplos:

  • Eyector.
  • Abyecto.
  • Inyectar.
Jamás deberemos sustituir la “y” con una “ll”. Eso sería un error ortográfico, ya que esa sílaba no existe. “Yec” es la única opción correcta.

Con palabras que contienen las sílabas “dis”, “sub” y “ad”

En este caso nos topamos con tres sílabas distintas que, sin embargo, comparten una característica en común. Esta es que no llevan la “y” en su interior, sino que van seguidas por esa letra.

Dicho de otra forma, la regla en este caso es que debe ir una “y” luego de esas sílabas, sin importar la longitud de la palabra:

  • Subyacer.
  • Disyunción.
  • Adyacente.

Una cosa que cabe destacar es que normalmente estas tres sílabas están al comienzo de la palabra. Pero, en caso de que se hallen en otra posición, la norma sigue siendo la misma.

Con palabras que contienen la sílaba “yer”

Con esta sílaba se aplica el mismo principio que en la primera norma que vimos: siempre deberá empezar con “y”. No importa si está al comienzo de la palabra o no, pero mayormente se encuentra en la posición inicial:

  • Yerno (posición inicial).
  • Yermo (posición inicial).
  • Ayer (posición final).

Nuevamente cabe recalcar que si en vez de “y” colocáramos “ll” sería un error. Así pues, tendremos que memorizar esta sílaba para no olvidar cómo se escribe.

Con las palabras que terminan en “i”

Más arriba en el post comentamos los dos casos en los que la “y” adquiere el sonido de la vocal “i”. Ahora tenemos que pasar a estudiar cómo se fundamenta la norma en el segundo.

En nuestra lengua hay palabras que terminan con el sonido de la “i”. Delante del mismo puede haber consonantes o vocales. Si son estas últimas, tenemos que colocar una “y”:
  • Rey.
  • Uruguay.
  • Voy.

Si nos fijamos en esas tres palabras notaremos que en dos de ellas hay una sola vocal antes de la “y”, mientras que en la otra hay dos.

Eso demuestra que esta norma se aplica sin importar la cantidad de vocales.

Tomemos en cuenta además que en ninguna de esas palabras la “y” es sílaba tónica. Por el contrario, la fuerza de voz recae en la vocal o vocales que la preceden.

No obstante, a diferencia de lo que hemos visto antes esta norma no es absoluta. Existen algunos términos en los que no se puede aplicar, como por ejemplo “samurái” o “bonsái”.

Con el plural de las palabras que terminan en “y”

Esta norma va directamente enlazada con la anterior. Tal como la “y” se coloca al final de las palabras que acaban con el sonido de la “i”, su forma plural sigue conservando esa letra.

Sin embargo, aquí la “y” abandona el sonido vocálico propio de la “i” y recupera el suyo, que es “ye”.

De esa forma, la letra pasa a ser automáticamente una consonante de nuevo. Ejemplifiquemos esto con algunos términos:

  • Leyes.
  • Virreyes.
  • Reyes.
En cada uno hemos añadido “es” para convertir la palabra en plural. Debemos hacer lo mismo con cualquier otra.

Con el gerundio de “ir”

No cabe duda de que el verbo “ir” es uno de los más usados, a la vez que uno de los más complicados de conjugar. La explicación es que su forma cambia muchísimo: “fui”, “voy”, “iré”, “iba”, “fue”, etc.

A todas esas formas debemos agregar la del gerundio. Recordemos que un gerundio es todo aquel verbo terminado en “ando” o “iendo” y con carácter impersonal.

En el caso de “ir” el gerundio es “yendo”.

Podemos apreciar que ese gerundio también modifica considerablemente la forma original de la palabra, esta vez añadiendo una “y” al comienzo. Dicha letra nunca debe ser reemplazada por otra.

Con verbos terminados en “uir”

La mayoría de los verbos terminados en “uir” adquieren una “y” cuando son conjugados de cierta manera. Para saber reconocer en qué casos hay que añadirla, debemos basarnos en tres aspectos:

  • Persona.
  • Tiempo.
  • Modo verbal.

De ellos tomaremos el tercero como principal, y a partir de él desarrollaremos las conjugaciones. Te avisamos que esta parte es compleja, aunque trataremos de ejemplificarla bien para que captes todo sin problemas.

MODO INDICATIVO

Este modo se usa para hablar principalmente de hechos concretados. A continuación una lista de las circunstancias en las que deberemos añadir la “y” a los verbos terminados en “uir”. Utilizaremos “huir” como base:

  • Con cualquier persona singular del presente: “yo huyo”, “ella huye”, “tú huyes”.
  • Con la segunda y tercera personas del plural del presente: “ustedes huyen”, “ellos huyen”.
  • Con la segunda persona formal y la tercera en singular del tiempo pretérito perfecto simple: “usted huyó”, “ellos huyeron”.
MODO SUBJUNTIVO

Este modo verbal se refiere a hechos imaginarios o no concretados. Tomaremos otra vez el verbo “huir”.

  • Con cualquier persona singular o plural del presente: “yo huya”, “tú huyas”, “él huya”, “nosotros huyamos”.
  • Con cualquier persona singular o plural del pretérito imperfecto: “yo huyera”, “tú huyeras”, “ellos huyeran”.
EN GERUNDIO

Aunque no podamos tomar al gerundio como un modo en todo el sentido del término, sí debemos incluirlo para que la información sea más completa.

Esta forma verbal conserva la “y” en todo momento. No se toma en cuenta ni el tiempo ni la persona, porque funciona como un verbo auxiliar. La conjugación en sí se aplica al verbo principal:
  • “Yo estaba huyendo”.
  • “Ella está huyendo”.
  • “Ellos estarán huyendo”.
MODO IMPERATIVO

El modo imperativo nos sirve para dar órdenes a alguien más, y siempre está planteado en segunda persona. Cuando se usa con los verbos que acaban en “uir” también se agrega la “y”:

  • “Huye ya de aquí”.
  • “Excluye a tu madre de este asunto”.
EXCEPCIONES

Dijimos que la mayoría de los verbos que tienen la terminación “uir” se rigen por todo lo anterior. Por lo tanto, es lógico que hay excepciones, y estas son los que acaban en “guir” y “quir”:

  • Proseguir.
  • Seguir.
  • Delinquir.

Con el verbo “oír”

El verbo “oír” es otro de los más complejos que hallaremos en el español, pues su forma varía bastante en las conjugaciones. Varias de ellas incluyen la “y”.

Aquí volveremos a aplicar la dinámica del apartado anterior, a fin de facilitar el tema.

MODO INDICATIVO

En este modo el verbo “oír” se conjuga en cuatro circunstancias:

  • Con la segunda y tercera personas, en singular y en plural, del presente: “tú oyes”, “ustedes oyen”, “ella oye”, “ellos oyen”.
  • Con la segunda persona formal en forma singular del pretérito perfecto simple: “usted oyó”.
  • Con la segunda persona plural del pretérito perfecto simple: “ustedes oyeron”.
  • Con la tercera persona singular y plural del pretérito perfecto simple: “ella oyó”, “ellas oyeron”.
MODO SUBJUNTIVO

En este modo la “y” se agrega en cualquier persona del pretérito imperfecto, ya sea en singular o en plural. Pasemos a verlo:

  • “Yo oyera”, “nosotros oyéramos”
  • “Tú oyeras”, “ustedes oyeran”.
  • “Ella oyera”, “ellas oyeran”.
MODO IMPERATIVO

Aquí también hemos de considerar el modo imperativo, ya que en este el verbo “oír” adquiere la “y”. Así lo demuestran estos ejemplos:

  • “Oye a tu mamá cuando te hable”.
  • “Oye lo que están diciendo”.
  • “Oye esta canción, y dame tu opinión”.
EN GERUNDIO

En su forma de gerundio, “oír” conserva la “y”. Evidentemente, aquí no importarán ni la persona ni el tiempo usado:

  • “Yo estaba oyendo”
  • “Tú estabas oyendo”.
  • “Ellos estaban oyendo”.

Con algunos verbos terminados en “er”

Por último tenemos que hablar de un pequeño listado de verbos que cuentan con la terminación “er” y a los que debemos añadir la “y”. Son, a saber, los siguientes:

  • Leer.
  • Poseer.
  • Raer.
  • Caer.
  • Creer.
  • Sobreseer.

Ahora procederemos a mostrar los modos en los que se aplica esta norma al escribir.

MODO INDICATIVO

En este modo los verbos adquieren la “y” en tres casos:

  • Con la segunda persona formal del pretérito perfecto simple: “usted leyó”, “usted poseyó”.
  • Con la tercera persona en singular y plural del pretérito perfecto simple: “ella rayó”, “ellos sobreseyeron”.
  • Con la segunda persona en plural del pretérito perfecto simple: “ustedes cayeron”, “ustedes poseyeron”.
MODO SUBJUNTIVO

En este caso todas las personas se ajustan a la norma. La única condición es que siempre sea con el pretérito imperfecto:

  • “Yo cayera”, “nosotros cayéramos”.
  • “Tú leyeras”, “ustedes leyeran”.
  • “Ella leyera”, “ellas leyeran”.
EN GERUNDIO

En esta última forma, todos los verbos de la lista pasan a tener una “y”. Como ya sabemos, la persona y el tiempo carecen de importancia en estos casos:

  • “Yo estaba leyendo”.
  • “Ustedes estaban cayendo”.
  • “Ella estaba creyendo”.

Uso de la “y” como conector

Otra de las normas de uso de la “y” se aplica cuando la utilizamos de manera aislada. Es decir, no dentro de una palabra, sino entre dos términos. Es algo que ya vimos en la definición de esta letra.

En estos casos la “y” actúa como conjunción copulativa o conector.

Aquí tenemos una sola regla: la “y” podrá estar entre dos palabras, siempre que la segunda no comience por “i”. De ser así, lo único que debemos hacer es cambiarla por una “e”:

  • “La madre de mi amigo Antonio es amable y respetuosa con nosotros. Por ese motivo le tenemos una gran confianza y admiración”.
  • “Matilda dice que se siente olvidada e ignorada en su propia casa. Esta situación la ha llevado a pensar en mudarse”.

En ciertas circunstancias puede ocurrir que la “y” esté precedida por una coma. Si eso sucede, la norma sigue siendo la misma:

  • “El general prometió que no sería muy exigente con el pelotón, e incluso les aseguró que les regalaría varios meses de vacaciones”.

La razón por la que se hace todo lo anterior es para evitar la cacofonía, esto es, la repetición de dos sonidos idénticos de forma seguida. Este fenómeno resulta desagradable al oído, así que para impedirlo optamos por la “e”.

Palabras con la “y”

Dejando un momento la teoría, vamos a ver algunas palabras que contienen la letra “y”. Léelas detenidamente para que identifiques a qué norma pertenece cada una.

N.ºPalabras
1Yermar
2Hoy
3Yerbatero
4Anteayer
5Paraguay
6Yerbajo
7Estoy
8Obstruyen
9Diluye
10Eyectaré
11Atribuyeron
12Instruye
13Sustituyera
14Creyesen
15Inmiscuyeron
16Proyectase
17Yergue
18Concluyeron
19Abyecta
20Subyugue

Ejemplos de uso de la “y”

En este apartado te daremos algunos ejemplos de oraciones en las que se usa la “y”. Para esto partiremos de una palabra que ya contiene la letra, o a la que se le puede aplicar alguna de las normas que vimos con anterioridad.


PalabraOraciones
Oír“Si yo oyera un ruido en la noche no me asustaría. Por el contrario, aplicaría mi sentido común y mi raciocinio. Eso evitaría que me hiciera ideas fantasiosas y alejadas de la realidad, con las cuales no podría explicar el suceso”.
Fluir“Los doctores probaron todos los métodos conocidos. Sin embargo, no fueron capaces de hacer que fluyera la sangre al cerebro del paciente. De ese modo, antes del mediodía ya había fallecido, por desgracia para sus parientes, que esperaban ansiosos su recuperación”.
Inyecté“Durante mi jornada del domingo inyecté a un total de seis personas el antídoto contra la gripe. Esta enfermedad se empezó a manifestar en gran medida dentro de toda la ciudad. Mis colegas de profesión y yo sostenemos que se trata de una variante de la gripe original, porque tiene síntomas que no son propios de ella”.
Yerno“El yerno de Marta es un tanto extraño. Además de hablar solo sin importar que otros lo vean, camina siempre mirando al suelo. Esto ha ocasionado que toda la familia lo considere un candidato no apto para su hija”.
Ayer“El general ordenó ayer apropiarse del edificio adyacente al hospital, pensando que estaba desocupado. Lamentablemente, cuando los soldados entraron recibieron una ráfaga de disparos. Estos vinieron de parte de una banda de forajidos que llevaban meses ocultos en aquella construcción”.
Leer“Los presentes estaban leyendo la primera obra de Pablo Neruda en la sala de uno de ellos. Ninguno hacía el más mínimo ruido. Todo se hallaba en silencio, a fin de que la experiencia lectora resultase lo más placentera posible”.
Ir“Hace justo un mes estaba yendo de camino al pueblo donde viven mis padres. No los veía desde que me mudé a la capital, que está bastante retirada de allá. Fue un reencuentro muy agradable para mí; casi como volver, al menos por un día, a mi infancia. Mas todo se acabó cuando tuve que regresar a mi departamento”.
Subyugar“El Gobierno tenía intenciones de subyugar a la población en la medida de lo posible, con el fin de evitar cualquier revuelta. Para ello contrataron expertos en el área de la psicología y la sociología que pudiesen servir como asesores clandestinamente”.
Incluir“Incluye a toda la familia en el plan que te comenté. Sé que queríamos que fuese algo privado entre nosotros. Sin embargo, cuantas más personas participen menos dificultad tendremos para llevarlo a cabo sin fallar en el proceso”.
Monterrey“Mi prima viajó la semana pasada a Monterrey para realizar una pequeña investigación. Esta última estaba financiada por una organización de la ciudad. Todo el trabajo marchó bien, hasta que le asignaron una asistente con la cual no se pudo entender en ningún momento”.

Ejercicios de uso de la “y”

Para concluir hemos creado unos cuantos ejercicios en los que deberás aplicar el conocimiento que has adquirido hoy. Presta atención para que sepas qué hacer.

En cada ejercicio hallarás una o dos palabras con una casilla en blanco. Deberás analizarlas y verificar si se puede aplicar algunas de las normas que estudiamos, para luego rellenarla con una “y”.

Si te parece que el término en cuestión no se ajusta a ninguna regla, simplemente coloca una “ll”. Asegúrate de leer bien antes de rellenar las casillas.

N.ºOraciones
1“Luego de las averiguaciones hechas por la policía, se teorizó que la víctima probablemente ca_era desde el séptimo piso. Esto aterró a la población una vez que se supo la noticia. Pero lo peor es que, según algunos de los analistas, pudo tratarse más de un suicidio que de un homicidio”.
2“El presidente de la empresa hizo todo lo que estuvo en sus manos para que la mujer ca_ara lo que sabía. Él estaba completamente consciente de que una información así lo podría arruinar para siempre. No solo por el hecho de perder su trabajo, sino además porque correría el riesgo de ir a prisión”.
3“Antea_er una _amarada de fuego inesperada se empezó a extender por el primer piso. De inmediato los habitantes dieron la alerta a los bomberos, que acudieron al cabo de unos minutos. Para horror de todos ellos, resultó que el incendio había sido provocado por alguien que se infiltró en el edificio”.
4“Los informes estadísticos indicaban que el 90% de la población nacional había sido in_ectada con la última dosis. Mas la realidad era muy distinta: la cantidad había sido exagerada a propósito por orden el ministro principal, que buscaba hacer que el país se viera sano frente al resto de las naciones”.
5“El día del examen de matemáticas, justo antes de entrar al salón, Antonio le_ó las notas que había escrito en su cuaderno sobre el tema a evaluar. Todos los demás _evaban días estudiando, aunque ninguno obtuvo tan buena nota como él”.
6“Le pedí a mi madre que no inclu_era a nadie de nuestro barrio en la lista de invitados para mi fiesta. E_a, haciendo caso omiso de mi indicación, añadió a varios niños que viven aquí y con los que no me llevo bien. A causa de eso, me negué a salir”.
7“Siempre que intu_o que mi pareja me está mintiendo opto por fingir que me creo todo. Posteriormente empiezo a juntar en mi cabeza sus últimos pasos, para analizarlos y encontrar alguna cosa rara. Y luego elaboro teorías sobre lo que está pasando y la razón por la cual me lo oculta”.
8“Felipe no pensaba que podría ha_ar jamás una mujer que de verdad lo entendiera, puesto que él se considera a sí mismo como alguien muy complicado. Afortunadamente, todo eso cambió cuando ingresó a su nuevo trabajo y conoció a Marianela”.
9“En vista de los a_anamientos recientes, la policía ha decidido asignar siete unidades a nuestro pueblo. Cada una debe patru_ar en un horario establecido de antemano, sin ausentarse por ninguna razón. Asimismo se condenará con 10 años de prisión a cualquier criminal que sea atrapado en el acto”.
10“El director de la clínica conclu_ó que sin el apoyo moral de los familiares de cada paciente no sería posible volver a insertarlos en la sociedad. Lastimosamente, no tuvo mucho efecto su petición, ya que la mayoría de esos parientes le respondieron con excusas para justificar su ausencia”.
11“El esposo de Clara quiere comprarse una nueva si_a para su oficina, pues la que tiene actualmente le causa muchos dolores de espalda. Este deseo de su parte lleva ya un tiempo, aunque no lo ha podido concretar debido a que no encuentra un modelo adecuado”.
12“El cura Miguel Ignacio pose_ó durante más de una década una fortuna bastante cuantiosa, algo impropio de un hombre de su profesión. Él estaba a salvo gracias a que nadie sospechaba de eso. Claro está, un día alguien lo descubrió. Y pese a que intentó sobornarlo, ninguna cantidad bastó para se_ar su boca”.
13“Josefina compró un bue_ la semana pasada. No está acostumbrada a lidiar con esta clase de animales, aunque ese le pareció muy bonito. Su esposo pensó lo mismo cuando ella lo llevó a la casa, así que acabaron adoptándolo como una mascota común y corriente”.
14“Todos esperaban desde los asientos a que la panta_a de la sala se encendiera y mostrara la película. Pero media hora transcurrió, y no pasaba absolutamente nada. Enfurecidos, los espectadores comenzaron a quejarse en voz alta. Fue entonces cuando el encargado, que se había quedado dormido, puso a rodar la cinta”.
15“Si mi jefe me destitu_era de mi cargo como programador sería algo problemático para los dos. En primer lugar para mí, desde luego, porque ya no tendría ninguna fuente de ingresos. Mas él también se vería perjudicado, puesto que solo yo conozco cómo funciona la web de la empresa”.
16“Los camiones estaban distribu_endo la nueva bebida de manera equitativa entre las distintas tiendas. O al menos eso se pensaba al comienzo. Sucedió que, lejos de ser así, los dueño de algunos de esos locales habían dado un soborno a los encargados para recibir primero el producto”.
17“En cuanto el nuevo presidente tomó el poder, restitu_ó a cada uno de los altos mandos que su antecesor había expulsado debido a sus diferencias ideológicas. Esta decisión fue aclamada por los ciudadanos, quienes tenían en muy alta estima a esas figuras políticas”.
18“Mi prima Anastasia se compró un pro_ector de diapositivas para utilizarlo en su universidad. A_í constantemente la obligan a hacer conferencias de todo tipo, para lo cual necesita un aparato de esos. El único problema es que todavía no sabe cómo usarlo”.
19“Durante el viaje a las islas del Pacífico uno de los barcos se empezó a quedar sin recursos. El capitán, ni corto ni perezoso, encerró lo poco que quedaba en su habitación. Esto fue considerado una cana_ada por los demás tripulantes, que se rebelaron contra él”.
20“Entre los cristianos protestantes y los católicos ha existido una gran dis_untiva desde hace siglos. Las causas que sub_acen en este conflicto son muchas, por lo que cuesta enumerarlas. Sea como sea, es innegable que sus diferencias los han llevado a enfrentarse en guerras más de una vez”.

Respuestas

N.ºOraciones
1“Luego de las averiguaciones hechas por la policía, se teorizó que la víctima probablemente cayera desde el séptimo piso. Esto aterró a la población una vez que se supo la noticia. Pero lo peor es que, según algunos de los analistas, pudo tratarse más de un suicidio que de un homicidio”.
2“El presidente de la empresa hizo todo lo que estuvo en sus manos para que la mujer callara lo que sabía. Él estaba completamente consciente de que una información así lo podría arruinar para siempre. No solo por el hecho de perder su trabajo, sino además porque correría el riesgo de ir a prisión”.
3“Anteayer una llamarada de fuego inesperada se empezó a extender por el primer piso. De inmediato los habitantes dieron la alerta a los bomberos, que acudieron al cabo de unos minutos. Para horror de todos ellos, resultó que el incendio había sido provocado por alguien que se infiltró en el edificio”.
4“Los informes estadísticos indicaban que el 90% de la población nacional había sido inyectada con la última dosis. Mas la realidad era muy distinta: la cantidad había sido exagerada a propósito por orden el ministro principal, que buscaba hacer que el país se viera sano frente al resto de las naciones”.
5“El día del examen de matemáticas, justo antes de entrar al salón, Antonio leyó las notas que había escrito en su cuaderno sobre el tema a evaluar. Todos los demás llevaban días estudiando, aunque ninguno obtuvo tan buena nota como él”.
6“Le pedí a mi madre que no incluyera a nadie de nuestro barrio en la lista de invitados para mi fiesta. Ella, haciendo caso omiso de mi indicación, añadió a varios niños que viven aquí y con los que no me llevo bien. A causa de eso, me negué a salir”.
7“Siempre que intuyo que mi pareja me está mintiendo opto por fingir que me creo todo. Posteriormente empiezo a juntar en mi cabeza sus últimos pasos, para analizarlos y encontrar alguna cosa rara. Y luego elaboro teorías sobre lo que está pasando y la razón por la cual me lo oculta”.
8“Felipe no pensaba que podría hallar jamás una mujer que de verdad lo entendiera, puesto que él se considera a sí mismo como alguien muy complicado. Afortunadamente, todo eso cambió cuando ingresó a su nuevo trabajo y conoció a Marianela”.
9“En vista de los allanamientos recientes, la policía ha decidido asignar siete unidades a nuestro pueblo. Cada una debe patrullar en un horario establecido de antemano, sin ausentarse por ninguna razón. Asimismo se condenará con 10 años de prisión a cualquier criminal que sea atrapado en el acto”.
10“El director de la clínica concluyó que sin el apoyo moral de los familiares de cada paciente no sería posible volver a insertarlos en la sociedad. Lastimosamente, no tuvo mucho efecto su petición, ya que la mayoría de esos parientes le respondieron con excusas para justificar su ausencia”.
11“El esposo de Clara quiere comprarse una nueva silla para su oficina, pues la que tiene actualmente le causa muchos dolores de espalda. Este deseo de su parte lleva ya un tiempo, aunque no lo ha podido concretar debido a que no encuentra un modelo adecuado”.
12“El cura Miguel Ignacio poseyó durante más de una década una fortuna bastante cuantiosa, algo impropio de un hombre de su profesión. Él estaba a salvo gracias a que nadie sospechaba de eso. Claro está, un día alguien lo descubrió. Y pese a que intentó sobornarlo, ninguna cantidad bastó para sellar su boca”.
13“Josefina compró un buey la semana pasada. No está acostumbrada a lidiar con esta clase de animales, aunque ese le pareció muy bonito. Su esposo pensó lo mismo cuando ella lo llevó a la casa, así que acabaron adoptándolo como una mascota común y corriente”.
14“Todos esperaban desde los asientos a que la pantalla de la sala se encendiera y mostrara la película. Pero media hora transcurrió, y no pasaba absolutamente nada. Enfurecidos, los espectadores comenzaron a quejarse en voz alta. Fue entonces cuando el encargado, que se había quedado dormido, puso a rodar la cinta”.
15“Si mi jefe me destituyera de mi cargo como programador sería algo problemático para los dos. En primer lugar para mí, desde luego, porque ya no tendría ninguna fuente de ingresos. Mas él también se vería perjudicado, puesto que solo yo conozco cómo funciona la web de la empresa”.
16“Los camiones estaban distribuyendo la nueva bebida de manera equitativa entre las distintas tiendas. O al menos eso se pensaba al comienzo. Sucedió que, lejos de ser así, los dueño de algunos de esos locales habían dado un soborno a los encargados para recibir primero el producto”.
17“En cuanto el nuevo presidente tomó el poder, restituyó a cada uno de los altos mandos que su antecesor había expulsado debido a sus diferencias ideológicas. Esta decisión fue aclamada por los ciudadanos, quienes tenían en muy alta estima a esas figuras políticas”.
18“Mi prima Anastasia se compró un proyector de diapositivas para utilizarlo en su universidad. Allí constantemente la obligan a hacer conferencias de todo tipo, para lo cual necesita un aparato de esos. El único problema es que todavía no sabe cómo usarlo”.
19“Durante el viaje a las islas del Pacífico uno de los barcos se empezó a quedar sin recursos. El capitán, ni corto ni perezoso, encerró lo poco que quedaba en su habitación. Esto fue considerado una canallada por los demás tripulantes, que se rebelaron contra él”.
20“Entre los cristianos protestantes y los católicos ha existido una gran disyuntiva desde hace siglos. Las causas que subyacen en este conflicto son muchas, por lo que cuesta enumerarlas. Sea como sea, es innegable que sus diferencias los han llevado a enfrentarse en guerras más de una vez”.

¡Concluimos la clase! Esperamos que hayas podido entender cada uno de los puntos, para que nunca más te confundas al usar la “y”. Igualmente te invitamos a no deja de practicar lo aprendido.

 

Give a Comment