Uso de la “c”: Reglas, ejemplos y ejercicios resueltos

La letra “c” es una de las que más dudas ocasiona a la hora de escribir. De ese modo, no es extraño que la confundamos con una “z” o una “s” de vez en cuando. Afortunadamente, evitar esto no representa ningún desafío. Lo único que necesitamos es conocer bien sus reglas de uso.

uso de la c

Precisamente de ese tema va el post de hoy. Nos dedicaremos a profundizar en cómo debemos utilizar esta letra tan compleja, e ilustraremos todo con varios ejemplos. Ya para finalizar podrás resolver algunos ejercicios muy sencillos que vienen con su respectiva solución. ¡Empecemos la clase!

Definición de la “c”

La “c” es la tercera letra del alfabeto latino y también del abecedario español. Pertenece a la categoría de las consonantes, y su pronunciación en singular es “ce”; y en plural, “ces”.

Esta letra es de suma importancia para el español, dado que una cantidad incontable de palabras la tiene incluida. Asimismo es bastante versátil: puede representar diferentes sonidos en función de la vocal que la acompañe.

A esa versatilidad se suma también el factor de la región geográfica. Según el lado del mundo donde se hable español, la “c” adquirirá uno u otro sonido:

  • En España: en este país la “c” posee el mismo sonido que la letra “z”, el cual es distinto al que representa la “s”. Sin embargo, es necesario resaltar que existen ciertas zonas, muy pocas en realidad, donde esta regla no se cumple.
  • En Latinoamérica: en los países latinoamericanos la “c” representa el mismo sonido que la “s” y la “z”. No hay ninguna diferencia en su pronunciación. Este fenómeno se denomina “seseo”.

Como podemos suponer, en España la confusión al usar la “c” o la “z” suele ser menor, gracias a que distinguen su sonido del de la “s”. Esto les permite saber cuál utilizar cuando escriben las palabras.

En cambio, dentro de Latinoamérica no se diferencia esas letras entre sí. Por ende, la única forma de reconocerlas es fijarnos en el contexto de la oración o de lo que estamos hablando.

Reglas ortográficas de la “c”

La “c” es una de las consonantes más complejas por el hecho de que posee muchas reglas que indican en qué casos debemos colocarla. Pero además algunas de ellas tienen sus propias excepciones, pese a que suelen ser escasas.

Esos dos factores en conjunto complican la labor de dominar la escritura de esta consonante. Sea como sea, en este apartado iremos explicando cada norma de una forma clara, así como también los casos en los que no se cumple.

Antes de avanzar te brindamos un consejo: aprende primero las reglas en sí, puesto que sirven a nivel general. Luego enfócate en memorizar las excepciones. De esa manera irás de lo más complejo a lo más sencillo.

Con palabras derivadas de sustantivos que terminan en “tor”

En el español abundan los sustantivos que terminan en la partícula “tor”. De ellos podemos derivar otras palabras con la misma categoría gramatical.

Para ello debemos remover la partícula y reemplazarla por “ción”. Como vemos, esta última comienza por “c”. Así debe ser siempre que “tor” esté al final del término original:
  • Compositor – composición.
  • Inyector – inyección.
  • Suscriptor – suscripción.

En algunos casos la partícula estará antecedida por “c”. Si eso ocurre debemos aplicar la misma regla anterior, por lo que se convertirá en dos letras iguales seguidas:

  • Conductor – conducción
  • Tractor – tracción.

Pero en otras ocasiones deberemos evitar repetir la “c”, y, en su lugar, escribir una “x”. Un ejemplo de esta excepción se ve en “conexión”, que se desprende de “conector”.

Con el plural de palabras que terminan en “z”

En el español hay muchas palabras en forma singular que terminan en “z”. Si las queremos pasar a plural debemos sustituir esa letra por la “c”, a la cual añadimos la partícula “es”:

  • Luz – luces.
  • Haz – haces.
  • Audaz – audaces.

Con verbos terminados en “zar” y delante de “e”

Nuestro idioma contiene también muchos verbos que terminan en “zar”. Evidentemente, en su forma impersonal, o sea, antes de ser conjugados.

Ahora bien, existen algunos verbos resultantes de ese proceso de conjugación que nos obligan a añadir una “c”. Esta situación se da cuando se cumplen tres condiciones:
  • El modo verbal es el subjuntivo o indicativo.
  • El tiempo verbal es presente, en el modo subjuntivo, o pretérito, en el indicativo.
  • La persona es la primera o la tercera del singular, en el modo subjuntivo; y solo la primera, en el modo indicativo.

Desde luego, lo anterior puede sonar complejo si lo presentamos así. Por lo tanto, es mejor que pasemos a ver unos ejemplos:

  • Analizar (verbo original) – analice (verbo conjugado, modo subjuntivo, tiempo presente, primera y tercera persona del singular) – analicé (verbo conjugado, modo indicativo, primera persona del singular).
  • Puntualizar (verbo original) – puntualice (verbo conjugado, modo subjuntivo, tiempo presente, primera y tercera persona del singular) – puntualicé (verbo conjugado, modo indicativo, primera persona del singular).

Con palabras que terminan en “imiento”

La terminación “imiento” puede estar precedida de muchas consonantes. Una de ellas es la “c”, con lo cual queda “cimiento”. Nunca debemos colocar ni una “s” ni una “z”, o estaríamos cometiendo un error ortográfico.

Podemos deducir sin demasiada dificultad que hay muchas palabras de este tipo dentro de nuestra lengua. He aquí algunas:

  • Establecimiento.
  • Agradecimiento.
  • Yacimiento.

Con verbos que terminan en “er”

Entre los verbos del español, un porcentaje amplio cuenta con la terminación “er”. Muchas veces vienen precedidos por la “c”:
  • Torcer.
  • Fallecer.
  • Amanecer.

Sin embargo, algunos casos tienen “s” en vez de “c”. Afortunadamente, representan la minoría:

  • Toser.
  • Ser.
  • Coser.
  • Descoser.

Con verbos que terminan en “ir”

Delante de verbos con al terminación “ir” puede haber una “c” en muchos casos, lo que da lugar a las combinaciones “cir” y “ucir”. Como muestra tenemos los siguientes:

  • Conducir.
  • Seducir.
  • Zurcir.

Contra esta norma también encontraremos unas cuantas excepciones, entre las cuales la principal es el verbo “asir”.

Con palabras que acaban en “ncia” o “ncio”

Las terminaciones “ncia” y “ncio” pueden ir precedida de dos vocales: “a” y “e”. En la mayoría de los casos llevarán una “c” justo después de la “n”:

  • Presencio.
  • Cansancio.
  • Constancia.
  • Indolencia.

Tan solo en dos casos esa norma se ve imposibilitada: el sustantivo común “ansia” y el sustantivo propio “Hortensia”.

Con palabras que terminan en “icie”, “acia”, “icia” o “icio”

Aquí nos topamos con unas terminaciones un tanto parecidas a las del apartado anterior. Aunque no es una regla general, “icie”, “icio”, “icia” y “acia” tendrán casi siempre esa “c” intercalada entre las vocales:

  • Silicio.
  • Hacia.
  • Fenicia.
  • Planicie.

En cuanto a las excepciones, cabe destacar que son pocas. Como muestra tenemos cinco:

  • Asia.
  • Dionisio.
  • Eutanasia.
  • Anastasia.
  • Alisio.

Con diminutivos

En muchas lenguas existe la posibilidad de dar un sentido de pequeñez a un sustantivo. Para lograrlo se modifica su forma con una terminación específica que le imprime ese carácter, con lo cual pasa a ser un sustantivo diminutivo.

Nuestro idioma entra en esa lista.

De hecho, en el español disponemos de varias opciones para lograr ese efecto: “cito”, “cillo” y “ecillo”. Hay otras, pero estas son las que tienen incluida una “c”.

Ahora bien, para utilizar esos diminutivos debemos considerar una regla fundamental: que la palabra original no termine en “s”. Hagamos el ejemplo de esto con “dulce” y “pez”:

  • Dulce – dulcecito: en este caso la terminación del sustantivo es “e”, así que podemos agregarle “cito” sin problemas.
  • Pez – pececillo: notemos que en este caso se cumple la regla de la “c” en palabras que terminan en “z”. Antes de añadir “ecillo” debemos cambiar la segunda consonante por la primera.

Con verbos terminados en “iar”

Otros verbos en los que también veremos el uso de la “c” son aquellos que terminan en “iar”. Un elevado porcentaje de ellos contiene esta letra:

  • Enviciar.
  • Acariciar.
  • Ensuciar.

Por supuesto, la lista es mucho más larga. En contraste, el número total de excepciones es bastante reducido:

  • Ansiar.
  • Anestesiar.
  • Lisiar.
  • Extasiar.

Con las terminaciones “cido”, “cida” y “cidio”

Por último tenemos las terminaciones “cido”, “cida” y “cidio”. Las primeras dos suelen ser usadas con verbos en forma de participio o participios convertidos en adjetivos, mientras que la tercera se limita a funcionar con sustantivos.

  • Convencido (verbo en participio).
  • Estremecida (participio convertido en adjetivo).
  • Suicidio (sustantivo).

Pero cada una de esas terminaciones que incluyen “c” puede tener excepciones. En estas aparece la letra “s” en vez de la otra:

  • Glucósido.
  • Subsidio.
  • Corcusida.

Uso de la “c” y “s”

Como hemos visto hasta ahora, entre la “c” y la “s” existe una relación de oposición. En consecuencia, no podemos reemplazarlas mutuamente. Si fuera así no habría necesidad de conocer sus reglas de uso.

Entonces ¿cómo podemos evitar confundirnos? Pues bien, la mejor opción es conocer en qué casos utilizar la “s”. Esto se puede resumir en cinco reglas principales:

  • Con las terminaciones “sivo” y “siva”: esto se puede apreciar en palabras como “comprensivo”, “aprensiva” o “explosivo”.
  • Con los superlativos: los superlativos son los adjetivos que elevan al máximo la cualidad que indican. Para esto utilizamos las terminaciones “ísimo” o “ísima”, que incluyen la “s”. Por ejemplo, “grandiosísimo” y “alteradísima”.
  • Con las terminaciones “oso” y “osa”: estas terminaciones aparecen en diversos adjetivos. Entre ellos podemos mencionar “oloroso”, “esplendorosa” y “cuantioso”.
  • Con “hubiese”: este verbo se utiliza como auxiliar, esto es, como acompañante de otros verbos. Podemos verlo en la oración “es probable que no se hubiese ido si se lo hubieras pedido”. En todo momento llevará esa “s”.
  • Con los verbos de tiempo imperfecto del modo subjuntivo: estos verbos son los que terminan en “ese” o “ase” (y también en “ara” o “era”, pero nos enfocaremos en las otras). Por ejemplo, “cantase”, “bebiese” y “supiese”.

Con esas normas ya tendremos una idea de cuándo nos corresponde usar la “s”. Lo único que debemos hacer es recordarlas y no utilizar la “c” en esas circunstancias, para que no cometamos un error ortográfico.

Palabras con la letra “c”

Ya vimos las reglas para utilizar la “c”. Aquí te dejamos unas cuantas palabras en las cuales se puede ver ese uso. Fíjate bien para que lo notes.

Palabras
1Anticipación
2Haces
3Creación
4Revolución
5Lucecita
6Compensación
7Reducir
8Calzoncillo
9Conocer
10Deducir
11Inscripción
12Diferencia
13Ausencia
14Acontecido
15Presencio
16Tardecita
17Vencer
18Vocecita
19Equivalencia
20Tolerancia

Palabras con “z”

En este otro apartado nos vamos a centrar en mostrarte algunas palabras que se derivan de otras que contienen la “z”, ya sea al final o con la terminación “zar”. Presta atención y entenderás mucho mejor esta regla.

PalabrasPalabras derivadas
CazarCace
ExquisitezExquisiteces
EstupidezEstupideces
TamizTamices
ActrizActrices
AntifazAntifaces
JuezJueces
FerozFeroces
CicatrizCicatrices
AlmorzarAlmorcé

Ejemplos de uso de la “c”

En este punto conocemos bien la teoría, e incluso vimos algunas palabras que demostraban el uso de las reglas que estudiamos. Aquí llevaremos eso al siguiente nivel.

Tomaremos varias palabras, les aplicaremos una de las normas vistas, y las utilizaremos en una oración. Así podrás ver cómo funcionan dentro de un texto.

Para mayor facilidad iremos señalando en cada caso la palabra resultante, además del texto en sí y el término original.

PalabrasOraciones
Andaluz“Los andaluces decidieron que ya no soportarían más el acoso de los catalanes. De ese modo, enviaron una carta al gabinete gubernamental en la cual solicitaban su mediación. Si el Gobierno no intervenía ellos tomarían las armas, aseguraba el texto”.
Visualizar“Mientras iba por la calle visualicé un panorama espectacular desde la entrada del teatro. De inmediato saqué mi móvil del bolsillo, y procedí a tomar una foto. Sin embargo, había puesto el dedo sobre una parte del lente sin darme cuenta, por lo cual tuve que hacer otra toma”.
Abrazar“A mi hijo pequeño no le gusta mucho que alguien lo abrace. Lo acepta solamente si lo hacemos mi esposa, su abuela o yo. Del resto, siempre pone una mala cara; o si no, sale corriendo. Eso aplica incluso tratándose de su maestra, la cual le tiene mucho cariño”.
Destructor“La destrucción ocasionada en la Segunda Guerra Mundial es uno de los factores por los que no ha habido otro conflicto de tan grandes proporciones. Todos los países sienten temor del rastro que pudiera ocasionar algo así con la tecnología moderna”.
Danzar“La academia quiere que Amelia dance el sábado junto a las demás bailarinas. No obstante, ella se retiró de los escenarios hace casi cinco años, por motivos personales. Eso dificulta su regreso, aunque en caso de suceder seguramente el teatro se llenaría de espectadores ansiosos de ver de nuevo a semejante leyenda”.
Eficaz“Los métodos aplicados por el general Carlos fueron eficaces. Así lo consideraron los representantes de casi todos los países de América. Más allá de eso, aceptaron igualmente que la violencia, aunque sirvió, fue desmedida. Por ese motivo se prohibió permitir otra vez una estrategia como esa”.
Suave“Mi abuela adora su nuevo colchón desde que se lo compró. Ella dice que, además de ser suavecito, recupera automáticamente su forma cuando se baja de él. Ese detalle le ahorra la tarea de tener que acomodarlo por sí misma”.
Tren“Matías, el sobrino de mi mejor amigo, lleva meses pidiendo un trencito para jugar. Esta idea se le metió en la cabeza desde que vio una serie animada en la que aparecía uno. El problema es que no suele cuidar sus juguetes, razón por la que sus papás no quieren gastar más dinero en ellos”.
Cruz“Los policías encontraron unas extrañas cruces en la entrada de la comisaría. En ambas había unas palabras grabadas, aunque no consiguieron adivinar de qué idioma eran. Una investigación posterior reveló que estaban en latín y que se referían a una profecía”.
Pan“Julia envió a uno de sus hijos al mercado para comprar algo de comer, ya que estaba hambrienta. Por desgracia, el niño no tenía mucha práctica respecto al asunto de hacer compras. El resultado fue que volvió a casa con un panecillo, y su madre se enfadó con él”.

Ejercicios de uso de la “c”

Para terminar no nos queda más que dejarte los ejercicios que te prometimos al comienzo del post. Son muy fáciles. Simplemente lee bien lo que debes hacer.

En cada oración hay una o dos palabras con un espacio en blanco. Tu deber será identificar si en ellas se puede aplicar las reglas vistas relacionadas con el uso de la “c”, para entonces añadir la letra.

Te advertimos que no en todos los casos será correcto colocarla. Por lo tanto, añádela tan solo cuando cumpla con las reglas. En el resto de los casos, opta por una “s”. Recuerda que al final te dejamos las respectivas soluciones.

Oraciones
1“La mamá de Lucas cometió recientemente una infracción con su automóvil. Al parecer, se pa_ó un semáforo en rojo de forma inconsciente, pues estaba ocupada revisando algo en su teléfono. No se dio cuenta de nada sino hasta que vio las lu_es de la patrulla que iban detrás del coche”.
2“El nieto de Úrsula de_ea fervientemente dedicarse a la locu_ión cuando sea adulto. Sin embargo, tiene un problema: es demasiado tímido. Si bien habla con mucha fluidez, ese carácter introvertido puede impedirle desempeñarse bien frente al micrófono”.
3“La editorial no estaba contenta con la traduc_ión de Ernesto, mientras que él la consideraba la mejor que se podría haber hecho. El punto de debate entre ambos era el grado de libertades tomado por el autor. Para este era necesario pulir ciertos versos, aunque el editor en jefe lo consideraba un irrespeto hacia el texto original”.
4“Por mucho que los bomberos se esforzaron, no fueron capa_es de socorrer a los niños que quedaron atrapados. El edificio tenía tantos escombros que era imposible acceder a ellos. Y supieron que ya no había nada que ha_er cuando dejaron de oír las voces de aquellos pequeños”.
5“En esa época los aprendi_es debían no solamente superar más de diez pruebas, sino que debían ser capaces de lograr la máxima nota posible. En consecuencia, muchos de los que llegaban hasta el final no lograban graduarse, debido a su bajo puntaje”.
6“La nación estaba atravesando una crisis económica como nunca antes se había visto. Con todo, Marta y Juan fueron bastante tena_es. Sufrieron mucho al principio, pero tras años de ahorrar ca_i todo el dinero que ganaban consiguieron irse a otro país”.
7“A pesar de que Armando y Micaela aseguraban amarse, lo cierto es que no eran feli_es desde hacía años. La última vez en la que se _intieron bien en compañía del otro tuvo lugar cuando su hijo nació. De allí en más todo entre los dos era una constante pelea”.
8“Amena_é al director de la empresa con demandarlo si no me daba una buena cantidad de dinero al despedirme injustamente. Él, confiado de su posición, hizo caso omi_o de lo que yo le había dicho. Pero ¡cuán grande fue su sorpresa cuando supo que tenía que ir a juicio!”.
9“Es probable que el jugador lan_e la pelota con menos velocidad luego de un largo partido. Esto se debe a que tanto esfuerzo va debilitando el brazo. Por consiguiente, cada vez la capacidad de arrojarla bien va disminuyendo. Por suerte, los entrenadores siempre tienen un reemplazo para cuando ese momento llega”.
10“Ayer por la mañana reali_é un dibujo de forma muy rápida y sin demasiado cuidado para una de las asignaturas que estoy cursando. Como cosa increíble, el resultado fascinó al profesor, por lo cual acabé sacando una nota inesperadamente alta”.
11“Su espo_a no quiso estar presente mientras él diseñaba, porque sentía que su presencia podía entorpe_er el trabajo que estaba realizando y que tanto le había costado. Así pues, se encerró en su alcoba toda la noche”.
12"Ocho años atrás empe_é un proyecto laboral bastante arriesgado. En ese entonces contaba con el presupuesto suficiente, de modo que no dudé en aprovecharlo. Y habría triunfado, de no ser por el hecho de que se disparó la inflación".
13“Todos sabían que el rey no estaba dispuesto a negociar. A él le interesaban solamente sus beneficios. No importaba quién intenta_e inter_eder: el monarca buscaba siempre los argumentos para contradecir sus peticiones. Fue así como la única opción que quedó fue utilizar el ejército”.
14“No existía ninguna manera en la que pudie_e probarse la culpabilidad del acusado. Principalmente, porque los hechos ocurrieron un año antes. Con un margen temporal tan amplio era difícil hallar nuevas evidencias. Y las pocas que había fueron saboteadas de forma accidental por los propios investigadores”.
15“La compila_ión de cuentos que hicieron los críticos Ernesto y Manuel tuvo una gran aceptación en todas las universidades de habla hispana. Este recibimiento se debió a que supieron escoger a los autores más representativos de cada país, lo cual generó una variedad incomparable frente a otras obras parecidas”.
16“En su juventud Ricardo quería dedicar su vida a la construc_ión de programas informáticos, porque le parecían una herramienta útil para cualquiera. Pero al llegar a la univer_idad descubrió que la programación era más difícil de lo que había imaginado”.
17“Ayer por la noche me llamaron de emergen_ia del trabajo. Debía ir de inmediato a la planta central para realizar una inspección de las máquinas que funden el metal. Sin pensarlo mucho organi_é mis cosas, y en diez minutos estaba ya de camino a la empresa”.
18“La planificación familiar está considerada como algo abominable por algunos partidos políticos conservadores. Por el contrario, diver_os científicos del mundo aseguran que es el mejor método para evitar la superpoblación. Esta afirmación tan atrevida hace estreme_er a los dirigentes de esos partidos”.
19“El embrute_imiento de las masas es el tema central tratado por Joseph Polonski en su nuevo tratado. En este ataca la manipulación del sistema educativo para formar a las personas según un modelo preestablecido y conveniente para los intereses del Gobierno que lo ejecuta”.
20“El motín de los trabajadores se debió a varios motivos. Sin embargo, el principal de todos era la falta de condiciones aptas para laborar. Las distintas áreas estaban tan contaminadas que más de la mitad del personal solía enfermar_e cada semana”.

Respuestas

Oraciones
1“La mamá de Lucas cometió recientemente una infracción con su automóvil. Al parecer, se pasó un semáforo en rojo de forma inconsciente, pues estaba ocupada revisando algo en su teléfono. No se dio cuenta de nada sino hasta que vio las luces de la patrulla que iban detrás del coche”.
2“El nieto de Úrsula desea fervientemente dedicarse a la locución cuando sea adulto. Sin embargo, tiene un problema: es demasiado tímido. Si bien habla con mucha fluidez, ese carácter introvertido puede impedirle desempeñarse bien frente al micrófono”.
3“La editorial no estaba contenta con la traducción de Ernesto, mientras que él la consideraba la mejor que se podría haber hecho. El punto de debate entre ambos era el grado de libertades tomado por el autor. Para este era necesario pulir ciertos versos, aunque el editor en jefe lo consideraba un irrespeto hacia el texto original”.
4“Por mucho que los bomberos se esforzaron, no fueron capaces de socorrer a los niños que quedaron atrapados. El edificio tenía tantos escombros que era imposible acceder a ellos. Y supieron que ya no había nada que hacer cuando dejaron de oír las voces de aquellos pequeños”.
5“En esa época los aprendices debían no solamente superar más de diez pruebas, sino que debían ser capaces de lograr la máxima nota posible. En consecuencia, muchos de los que llegaban hasta el final no lograban graduarse, debido a su bajo puntaje”.
6“La nación estaba atravesando una crisis económica como nunca antes se había visto. Con todo, Marta y Juan fueron bastante tenaces. Sufrieron mucho al principio, pero tras años de ahorrar casi todo el dinero que ganaban consiguieron irse a otro país”.
7“A pesar de que Armando y Micaela aseguraban amarse, lo cierto es que no eran felices desde hacía años. La última vez en la que se sintieron bien en compañía del otro tuvo lugar cuando su hijo nació. De allí en más todo entre los dos era una constante pelea”.
8“Amenacé al director de la empresa con demandarlo si no me daba una buena cantidad de dinero al despedirme injustamente. Él, confiado de su posición, hizo caso omiso de lo que yo le había dicho. Pero ¡cuán grande fue su sorpresa cuando supo que tenía que ir a juicio!”.
9“Es probable que el jugador lance la pelota con menos velocidad luego de un largo partido. Esto se debe a que tanto esfuerzo va debilitando el brazo. Por consiguiente, cada vez la capacidad de arrojarla bien va disminuyendo. Por suerte, los entrenadores siempre tienen un reemplazo para cuando ese momento llega”.
10“Ayer por la mañana realicé un dibujo de forma muy rápida y sin demasiado cuidado para una de las asignaturas que estoy cursando. Como cosa increíble, el resultado fascinó al profesor, por lo cual acabé sacando una nota inesperadamente alta”.
11“Su esposa no quiso estar presente mientras él diseñaba, porque sentía que su presencia podía entorpecer el trabajo que estaba realizando y que tanto le había costado. Así pues, se encerró en su alcoba toda la noche”.
12"Ocho años atrás empecé un proyecto laboral bastante arriesgado. En ese entonces contaba con el presupuesto suficiente, de modo que no dudé en aprovecharlo. Y habría triunfado, de no ser por el hecho de que se disparó la inflación".
13“Todos sabían que el rey no estaba dispuesto a negociar. A él le interesaban solamente sus beneficios. No importaba quién intentase interceder: el monarca buscaba siempre los argumentos para contradecir sus peticiones. Fue así como la única opción que quedó fue utilizar el ejército”.
14“No existía ninguna manera en la que pudiese probarse la culpabilidad del acusado. Principalmente, porque los hechos ocurrieron un año antes. Con un margen temporal tan amplio era difícil hallar nuevas evidencias. Y las pocas que había fueron saboteadas de forma accidental por los propios investigadores”.
15“La compilación de cuentos que hicieron los críticos Ernesto y Manuel tuvo una gran aceptación en todas las universidades de habla hispana. Este recibimiento se debió a que supieron escoger a los autores más representativos de cada país, lo cual generó una variedad incomparable frente a otras obras parecidas”.
16“En su juventud Ricardo quería dedicar su vida a la construcción de programas informáticos, porque le parecían una herramienta útil para cualquiera. Pero al llegar a la universidad descubrió que la programación era más difícil de lo que había imaginado”.
17“Ayer por la noche me llamaron de emergencia del trabajo. Debía ir de inmediato a la planta central para realizar una inspección de las máquinas que funden el metal. Sin pensarlo mucho organicé mis cosas, y en diez minutos estaba ya de camino a la empresa”.
18“La planificación familiar está considerada como algo abominable por algunos partidos políticos conservadores. Por el contrario, diversos científicos del mundo aseguran que es el mejor método para evitar la superpoblación. Esta afirmación tan atrevida hace estremecer a los dirigentes de esos partidos”.
19“El embrutecimiento de las masas es el tema central tratado por Joseph Polonski en su nuevo tratado. En este ataca la manipulación del sistema educativo para formar a las personas según un modelo preestablecido y conveniente para los intereses del Gobierno que lo ejecuta”.
20“El motín de los trabajadores se debió a varios motivos. Sin embargo, el principal de todos era la falta de condiciones aptas para laborar. Las distintas áreas estaban tan contaminadas que más de la mitad del personal solía enfermarse cada semana”.

Finalizamos de esa manera el post. Si prestaste la suficiente atención ya nunca más te confundirás al usar la “c”. Pero, por si acaso, ¡no te olvides de seguir practicando!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *