¿Qué tan difícil es el primer año de medicina? 10 recomendaciones

¿Acabas de salir del bachillerato y vas a estudiar medicina? Prepárate para un año de muchos cambios, en este artículo te voy a dar 10 recomendaciones que me sirvieron para adaptarme, y superar el primer año de la carrera de medicina.

¿Qué tan difícil es el primer año de medicina

Estudia para el examen de ingreso a Medicina con Unibetas el curso para el examen de ingreso a la Universidad

No, mi intención no es asustarte, o persuadirte de que no ingreses a la escuela de medicina, todo lo contrario, estos 10 consejos los escribo para que batalles menos en tu primer año de estudios, que por cierto es el que tiene mayor índice de abandono.

¿Quién soy yo? Soy una estudiante de 8.º semestre de medicina en la UANL, no ha sido nada fácil llegar a esta etapa de la carrera, pero te puedo decir que vas a aprender muchísimo, y sobre todo conforme avanzas te vas dando cuenta de todas las posibilidades y retos que tienes por delante.

1. Adapta tu método de estudios a la materia

Un error común en los estudiantes de primer año de medicina es creer que el método de estudio que utilizaban en el bachillerato les resultará de igual éxito en la formación médica.

1. Adapta tu método de estudios a la materia

Conoce todo sobre la carrera de medicina, desde su plan de estudios hasta la duración

Lo más común es ver como aquellos estudiantes que no se adaptan y se consideraban «excelentes estudiantes en el bachillerato» obtienen pésimas calificaciones (no es un secreto que para quedar en medicina debes tener buenas calificaciones en la prepa), ¿por qué?

Resulta evidente destacar que, el método de estudio debe adaptarse a la universidad. La acción de tener intervalos de estudio por día debe ser un hábito constante. Sin embargo, un punto muy importante es que la metodología para cada materia cambia.

  • Para materias como anatomía humana, la memorización y el entendimiento son la clave. Esto debe ir en conjunto si lo que deseas es memorizar la inserción y origen de cada músculo, pares craneales, etcétera.
  • En cambio, en materias como microbiología y farmacología, lo que resultaría efectivo primero el entendimiento de lo que te provoca cada microorganismo en el caso de microbiología, y el mecanismo de acción de cada fármaco en farmacología.
  • En sí, cuando se trate de patogenia y/o enfermedad, se debe comprender primero esta, e ir construyendo el paciente que esperas ver en consulta.
  • En cuanto a la farmacología, darle mayor importancia a la utilidad e indicación de cada fármaco, así como sus contraindicaciones.

En general, el estudiante deberá adaptarse a cada materia, a preguntarse a sí mismo el cómo, cuándo, dónde y qué estudiar de cada una de ella. Conociendo que la adaptación es clave para cada una, logrará obtener notas exitosas.

2. Insomnio: El enemigo de la retención a largo plazo

En el primer año es muy común que los estudiantes se priven del sueño, pues necesitan estudiar largas horas para cumplir con cada una de sus materias. Esto puede provocar serios problemas a largo plazo que sin duda alguna no deben pasarse por alto.

La falta de sueño afecta en los procesos cognitivos y en el procesamiento de la información del individuo, cuando el estudiante se priva de este se producen cambios progresivos negativos sobre él, cambios que no son favorables para la retención y el desarrollo de la atención necesaria que se le debe de dar al estudio.

Un ejemplo de estos cambios es:

  • El descenso de la retención de información
  • La confusión
  • Vértigo
  • Dolores fuertes de cabeza
  • Etcétera.

Además de eso, el estudiante puede presentar obesidad o problemas psicológicos como ansiedad, depresión, estrés y un mayor consumo de estimulantes para evitar dormir.

Es importante destacar que el uso de fármacos con el motivo de no dormir es perjudicial para la salud del alumno, e incluso, puede generar una dependencia.

3. Burn Out y salud mental

El Burn Out puede definirse como un síndrome de agotamiento compuesto por agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal.

3. Burn Out y salud mental

¿Por qué hacemos énfasis en esto? Si el bienestar de los futuros médicos está en riesgo, la calidad de la futura atención al paciente está en peligro.

La angustia durante la escuela de medicina puede llevar al agotamiento, con consecuencias significativas, particularmente si el agotamiento continúa durante la residencia y más allá.

  • Abordar el agotamiento de los estudiantes de medicina de inmediato es esencial para evitar la depresión, la ansiedad y el insomnio que los estudiantes suelen experimentar.
  • Para contrarrestar ese desequilibrio, los estudiantes deben aprender a desarrollar el control para decidir sobre sus actividades diarias. De otra manera, ese desequilibrio puede afectar negativamente a su salud mental y, por lo tanto, menos eficacia académica.
  • El estudiante puede salir a caminar, hacer ejercicio o cualquier actividad que despeje su mente y pueda descansar para recuperarse de todo el agotamiento académico.

Para producir médicos exitosos, se debe atender el agotamiento en las primeras etapas de la capacitación.

4. Cuida tu alimentación

¿Sabías que el cerebro depende del azúcar como combustible principal?

La alimentación equilibrada es un factor sumamente importante mientras se estudia, esta procura de la energía necesaria para todo el día, pues nos aportan vitaminas y minerales para rendir mejor.

  • Como estudiantes de medicina muchas veces nos olvidamos de nuestras necesidades y dejamos la comida para después priorizando el estudio.
  • Es indispensable tener una buena dieta pues podemos provocarnos problemas de salud significativos como trastornos, problemas en nuestro rendimiento académico y problemas físicos.
  • Asimismo, estudiantes muchas veces no tienen el tiempo o el presupuesto para preparar comidas nutritivas en casa.
  • Las comidas balanceadas deben estar disponibles para los estudiantes a través de planes de comidas o restaurantes en el campus.
  • Los estudiantes de medicina que se alimentan con opciones nutritivas finalmente serán más felices, saludables y productivos.

Indiscutiblemente, si el estudiante tiene una mala alimentación tendrá un cambio negativo que no se debe tomar a la ligera.

5. Reescripción de exámenes

Después de presentar un examen es muy común relajarse y olvidarse de lo que se contestó, no obstante, el hacer representa un riesgo potencial al estudiante pues de esa manera no puede tiene un control sobre sus errores.

Es una buena práctica que el estudiante recuerde sus respuestas, identificando sus errores y respuestas correctas al momento de presentar. Como futuro médico no debe tomar a la ligera que un error puede costarle la vida de un paciente y es por eso por lo que siempre debe tener la responsabilidad de reconocer sus fallos y aprender de ellos.

6. Planificación con tiempo

La escuela de medicina a menudo consume la mayor parte del tiempo de un estudiante. Sentir las presiones de un horario de estudio estricto puede hacer que el estudiante se pierda importantes eventos sociales o familiares, e incluso las relaciones pueden volverse tensas.

6. Planificación con tiempo

Un error bastante común en los estudiantes de primer año de medicina es procrastinar, esto puede permitirse en otros grados escolares donde no hay una gran carga académica y no hay impacto sobre las calificaciones. Sin embargo, esto en su formación como médico no tiene lugar alguno. ¿Por qué?

Debido a que estudiar medicina representa una gran carga académica que difícilmente puede adaptarse a los primeros años de estudio, es necesario planificar y tener buena organización con todas las actividades.

¿Buscas la mejor universidad?

Tener el control nos permite asegurar que cada actividad, tarea, examen, hora de estudio, etc. se cumpla en tiempo y forma. Los estudiantes de medicina pueden sentir tanta presión para estudiar continuamente que tienen poco tiempo para socializar o hacer ejercicio.

Tener un horario integrado de la escuela, los amigos, la familia y el tiempo personal puede marcar la diferencia.

Haciendo esto evitamos que problemas imprevistos causados por agentes externos que no podemos controlar afecte de manera negativa a la calificación.

7. La repetición es la clave

¿Sabías que la repetición es el primer principio de toda enseñanza? A algunos estudiantes primerizos les resulta sencillo creer que un repaso es suficiente para presentar algún examen y obtener una excelente calificación. Sin embargo, esto es un grave error.

¿Por qué?

La formación como médico requiere de largas horas de estudio que pueden ser casi interminables y esto es debido a que es necesario repasar los temas una y otra vez para así poder consolidar lo que se ha estudiado.

La carga educativa es muy grande, lo que significa que hay una gran cantidad de información que muy difícilmente se puede aprender en su totalidad si no se refuerza.

El no hacerlo puede dar lugar a olvidos y baja capacidad de relacionar conceptos claves que a la vez dan como resultado una mala calificación.

8. Apps de estudio

Los estudiantes de primer año suelen desconocer de tecnología útil que puede ayudar a aligerar la carga al momento de estudiar. Existen diferentes aplicaciones y plataformas que ayudan al estudiante a aprender de manera más fácil y rápido los temas.

Tenemos las siguientes plataformas:

  • Anki: Es un programa que hace nos ayuda al momento de querer recordar conceptos. Esto es mucho más eficiente que los métodos de estudios convencionales pues aquí se disminuye el tiempo invertido e incrementas la cantidad de cosas que puedes aprender.
  • Quizlet: Es una herramienta en internet usada mayormente utilizada por maestros y alumnos, donde se pueden crear unidades de estudio añadiendo términos y definiciones para repasar con fichas, diagramas o juegos. Es una muy buena opción para estructurar el conocimiento.
  • Kahoot: Es un programa que con un estilo de trivia ayuda a reforzar contenido, así como estudiar temas, etc. Es dinámico y ayuda a prestar atención de una forma motivadora y divertida.
  • Google Forms: Esta es una herramienta de Google creada para analizar y crear encuestas. Sirve para hacer exámenes simulacro de algún tema y de esta manera preparar al estudiante para algún examen con preguntas de prueba.
  • GoodNotes: Tomar notas puede sernos de gran utilidad al estudiar, nos ayuda a recordar ayudándonos a relacionar conceptos y a organizarlos mejor en nuestra mente. Esta aplicación esta diseñada para redactar, editar, almacenar y administrar notas.

La tecnología es muy diversa y sirve a diferentes propósitos. Así como estas aplicaciones, hay muchas otras que ayudan al estudiante con su estudio y así aligerar el peso y la monotonía de estudiar de una sola manera.

9. Práctica con exámenes

Un solo examen puede representar una fatiga mental demasiado grande para un estudiante de primer año en medicina.

La cantidad de horas de estudio y la gran cantidad de información que se necesita aprender puede llegar a abrumar al momento de presentar algún examen.

Es por esto por lo que el estudiante debe practicar con exámenes de prueba que le ayuden a acostumbrar la mente a la dificultad de los temas que verá en los exámenes reales.

Esto a la vez ayuda a reforzar el contenido relacionando conceptos y comparándolos con otros.

Esto puede hacerse de dos maneras distintas:

  • Una de ellas es contestar exámenes hechos por otras personas en internet que ayudan a repasar de manera general algún tema.
  • La segunda manera que los estudiantes creen los exámenes de prueba ellos mismos, con las preguntas que crean convenientes para estudiar.

Otra manera es reescribiendo las preguntas de exámenes que acaba de concluir el alumno, con el fin de que recuerde la manera de como preguntan en su universidad.

10. Mnemotecnias

Por definición, una mnemotécnica es cualquier técnica que ayuda a la memoria humana con la retención o recuperación de información al hacer que la información abstracta o impersonal sea más accesible y significativa y, por lo tanto, más fácil de recordar.

Las reglas mnemotécnicas son un recurso socorrido. Recurrir a una idea relacionada al tema que se está estudiando genera conexiones neuronales en nuestra memoria, lo cual, a su vez, genera un conocimiento a mayor plazo.

Esto puede ser útil cuando lo que se desea es retener información de manera prolongada, eficaz y rápida. Se puede afirmar que esto funciona en toda materia de formación médica, sin embargo, es importante tener en cuenta que solo es un recurso extra, no un medio de aprendizaje que te asegura el entendimiento.

Referencias bibliográficas