10 Mitos y realidades sobre de estudiar la carrera de medicina

Mucho se habla de la licenciatura en medicina, pero poco es lo que realmente se conoce acerca de ella y su día a día. Partiendo de esa premisa, hoy repasaremos un amplio top 10 de mitos y realidades acerca de estudiar medicina en el presente.

mitos y realidades del estudiante de medicina

Y es que no existe un punto medio cuando se trata de estudiar medicina. Normalmente, te la pintan como una travesía compleja y cuesta arriba; otros, como un sendero bonito, lleno de aprendizaje.

Asimismo, existe quienes asocian la medicina con la riqueza monetaria, así como con el poder. Sin duda, todas y cada una de estas creencias las repasaremos a continuación, determinando qué tan verdaderas o sustentadas son.

Seguramente, a medida que vas leyendo, te encuentras con alguna creencia que te han dicho en el pasado, vamos a conocer cada uno de ellos.

1. ¿Es cierto que estudiar medicina dura más de 5 años?

Sí, entre los mitos y realidades acerca de estudiar medicina, este es el más acertado que puedes escuchar en la calle. En México, la carrera se divide en 4 etapas que se extienden hasta 7 años en particular.

La primera de ellas es la básica que, con base a tu universidad, durará hasta 10 semestres. Seguidamente, la segunda etapa se prolonga desde el tercer al quinto año, correspondiente a la práctica médica. Por su lado, la tercera fase corresponde a tu internado rotario; mientras que, la cuarta, a tu año rural.

¿Quieres conocer todo sobre la carrera? Conoce todo sobre estudiar medicina.

Y por si pensabas que allí termina todo, pues no. Virtualmente, el médico nunca deja de estar en constante aprendizaje y estudio. Cuando finalices tu formación básica o la licenciatura general de medicina, es tiempo de pensar en el postgrado. A la larga, terminan siendo casi 10 años en promedio entre medicina general y especialización.

2. ¿El inglés es indispensable como estudiante de medicina?

Nunca está de más aprender un idioma diferente al español, sobre todo si es inglés, siendo la lengua universal. Para la carrera de medicina no es una obligación, aunque en el programa académico incluyen este dialecto como una materia.

Al mismo tiempo, entender el inglés te permitirá leer fuentes bibliográficas más actualizadas. Los estudios en medicina que se realizan de forma contemporánea, por lo común son publicados en este idioma.

En otras palabras, siempre será una ventaja para ti y para aplicar tu conocimiento cuando seas médico.

3. ¿Es verdad que estudiar medicina es muy difícil?

La dificultad está en todos lados, independientemente de la carrera que se vaya a cursar. Dar el primer paso nunca es sencillo y más cuando se trata de una licenciatura tan extensa como esta. No obstante, medicina sí es una carrera difícil, pero no imposible.

Dependiendo de tus hábitos y el grado de aptitudes que poseas, tendrás éxito y podrás terminar con honores.

Con frecuencia, este es uno de los mitos acerca de estudiar medicina que más profundidad se le atribuye. Las personas tienden a exagerar el grado de complejidad, causando temor o ansiedad en quienes desean ser médicos. A la larga, esto determina que prueben otros rumbos, en lugar del que planeaban desde un principio.

4. ¿Los estudiantes de medicina no tienen días libres?

Totalmente falso. El primer mito acerca de estudiar medicina a descartar es éste, por lo que puedes estar tranquilo.

No existe una rutina lo suficientemente soportable (universitariamente hablando) que no contemple días libres. Por tanto, como cualquier otra pasantía, la licenciatura médica no es sinónimo de esclavitud.

Si bien es cierto que requiere dedicación y vocación, con una buena organización podrás conservar tu vida normal. A su vez, priorizando tus estudios y estando al día, seguramente no tendrás problema en combinar tu nivel social con la carrera. En definitiva, todo es cuestión de adaptación, aunque al principio sea complicado o cuesta arriba como tal.

5. ¿Los estudiantes de medicina nunca comen bien?

Nunca suena como algo muy extrapolado, pero este mito acerca de estudiar medicina tiene cierto grado de verdad. Al estar sometidos a varios períodos de estrés o de tensión, los estudiantes de medicina suelen caer en malos hábitos alimenticios. Esencialmente, los ayunos prolongados o la comida chatarra se transforman en su menú diario.

Afortunadamente, es un panorama que puede arreglarse anticipación, enfocando una estrategia de alimentación que se amolde a tus estudios. Priorizar las frutas o los alimentos fáciles de preparar, contribuirá a que tu rutina como futuro médico se agilice, sin perder nada en el intento.

6. ¿Los estudiantes de medicina duermen muy poco?

Este mito está bien sustentado y se acerca a la realidad, pero no es del todo cierto. Estudiar medicina conlleva a un alto grado de compromiso y enfrentarse a materias y contenidos difíciles. Sin menospreciar a otros tipos de carreras, la extensión de la medicina continúa en avance, por lo que, prácticamente, nunca se deja de aprender.

En otras palabras, está comprobado estadísticamente que, en algún punto, experimentarás ciertos episodios de trasnocho o desvelo. Sin embargo, mientras la organización impere y crees el hábito de estudiar, al menos, unas dos a tres horas por día, no te arrepentirás. Agradecerás haber invertido ese período durante el día que tener que robarlo de tus horas de sueño.

7. ¿Estudiar medicina deja mucho dinero?

Lastimosamente, una gran multitud entra a la carrera de medicina impulsada por la creencia de que se volverán millonarios. Sí, está claro que es una profesión altamente demandada y con ingresos superiores a la media, pero no significa que serás “rico”.

En sí, todo dependerá de tu esfuerzo, estudio y vocación, lo que te permitirá abrir nuevas puertas y oportunidades.

Para hacer la historia más resumida, estudiar medicina no se traduce en ser millonario.

Por tanto, si estás buscando ser médico para ganar millones de pesos, en vez de aprender genuinamente, esta no es tu carrera. Medítalo y replantea tu camino antes de que pierdas el tiempo y sea demasiado tarde.

8. ¿Los estudiantes de medicina nada más hablan de su carrera?

Es muy probable que en alguna fiesta con amigos que estudian medicina, te sintieras incómodo por sus temas de conversación. Lo cierto es que los estudiantes de la licenciatura médica terminan estableciendo diálogos médicos casi por inercia porque es su día a día. Sin embargo, no quiere decir que sean aburridos o no conozcan otros horizontes.

En retrospectiva, los estudiantes de medicina son como cualquier otra persona con intereses, actitudes y aptitudes variadas para con la sociedad. Aun cuando su carrera pueda ser lo más importante, saben interpretar la situación y adaptarse al contexto. Y claro, también saben relajarse cuando lo amerita.

9. ¿Los estudiantes de medicina son inmunes a enfermarse?

Existe la falsa creencia o el mito acerca de estudiar medicina que el médico (o futuro médico) es inmune a enfermarse. Estar al frente de una emergencia hospitalaria o un consultorio no significa que te permitirá desarrollar inmunidad a cualquier cosa. Todo lo contrario, es donde más debes cuidarte, sobre todo en época de pandemia por COVID-19.

De igual modo, se piensa que los médicos son capaces de tratarse a sí mismos si caen en algún cuadro de enfermedad. Aunque estén en facultad de hacerlo, no es ética ni moralmente correcta esta práctica. Siempre se necesitará de un especialista en el caso o un criterio objetivo aparte de la propia.

10. ¿Los estudiantes de medicina nunca tienen miedo?

Existe quienes asocian a los médicos como personas con poco temor y con nervios de acero. La sociedad piensa que, por estar al frente de las emergencias, su nivel de tolerancia para con la sangre y vísceras, es enorme. Pese a ello, lo cierto es que el miedo siempre está presente, pero el médico ha aprendido cómo controlarlo.

Cuando los olores o el impacto visual sean prácticamente intolerable, el estudiante de medicina o el médico debe estar firme. Por su rostro no debe haber ningún gesto que muestre desagrado porque eso pone en duda su criterio y la confianza del paciente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *