Top 10: Las materias más difíciles de la carrera de medicina

¿Quieres estudiar medicina? En este artículo vamos a conocer las materias más difíciles durante la licenciatura de médico cirujano.

lista de materias mas dificiles de medicina (1)

Estudiar la carrera de médico cirujano es sinónimo esfuerzo y dedicación absoluta a los estudios. Para nadie es un secreto que es una carrera extensa que no depende solo de vocación, sino de conocimiento.

Por tal motivo, siendo estudiantes, pasar por las materias más difíciles de medicina será, prácticamente, el pan de cada día.

Sin duda alguna es una de las carreras universitarias más difíciles que existen, pero no es motivo para dudar del potencial que posees ni dejar de lado tu determinación.

Si bien es cierto que, al comenzar, todo parece y se ve difícil, con el tiempo, la costumbre y los buenos hábitos de estudio te ayudaran a sobrellevar las largas jornadas de estudios.

Además, comprendiendo que, para salvar al paciente y proporcionar una buena atención médica, es imprescindible estudiar y pasar todas las materias difíciles de medicina.

Si estás pensando en estudiar medicina, puedes guiarte con este top o pequeña lista con las asignaturas más complejas de la carrera. A raíz de ello, estarás bien informado acerca de lo que enfrentarás en un futuro cercano. Vamos allá.

1. Anatomía: la base de todo

Dentro de las materias más difíciles de la medicina, sin duda alguna la anatomía es la principal. Se trata de la base de todo y que representa un vistazo inicial a las partes del cuerpo humano como una unidad. Previamente, en la etapa escolar, se aprende un pequeño abreboca acerca de esta asignatura, pero nada comparado a nivel universitario.

La anatomía es el estudio del cuerpo humano desglosado en sus diferentes estructuras. Comprende no nada más el área de los sistemas funcionales y órganos, sino también todo lo relacionado con la musculatura y el esqueleto. En definitiva, cada pequeño detalle es descrito por esta cátedra para dar a conocer cómo está estructurado nuestro organismo.

Adicionalmente, comprenderás cómo está formado cada órgano, músculo y hueso. Asimismo, tendrás un vistazo generalizado a sus límites y la relación que guarda cada parte con el espacio donde se encuentra. Dicho de otra manera, la anatomía es el mapa conceptual y guía de la medicina moderna.

2. Fisiología: todo tiene un “por qué”

Sí, la anatomía es de las materias más difíciles de la medicina, pero muy de cerca se asoma la fisiología. Con la primera, el conocimiento del cuerpo humano como un ser completo es bien abarcado, pero falta un complemento. Es decir, de nada te sirve entender las diferentes secciones o segmentos del organismo, sin indagar en su funcionamiento.

Y sí, es allí donde la fisiología entra de lleno. Por medio de ella, relacionarás la anatomía junto con la función que lleva a cabo cada órgano o sistema. En otras palabras, es la asignatura que se responsabiliza por explicar y detallar todos los procesos por los cuales, un sistema orgánico, ejecuta una acción.

Tal como lo indica el título, todo tiene un por qué o todo sucede por algo. A través de la fisiología, por ejemplo, entenderás cómo se produce la mecánica ventilatoria de los pulmones. O, aparte, cómo se forma la orina y su circulación dentro del sistema urinario. Y, por qué no, maravillarte con la asombrosa capacidad del corazón para actuar como sincitio y generar su propio impulso.

3. Bioquímica: el porqué del por qué

Ahora que sabes que tanto la anatomía como la fisiología van de la mano, podrás dedicarte a aprenderlas juntas. No obstante, en algún punto tendrás que llevar más allá tu entendimiento y tu conocimiento, ubicando el porqué del porqué. Sí, a veces, la fisiología permanece en lo superficial, siendo, en un punto específico, donde entra en juego la bioquímica.

Para muchos, la bioquímica tiende a ser una de las materias más difíciles de la medicina, incluso por encima de la anatomía. A groso modo, estudia la composición biológica y química de los seres vivos, desde un punto de vista microscópico: la tan querida célula. En ese plano, también describe componentes fundamentales como el agua, lípidos, carbohidratos, ácidos nucleicos y más.

En retrospectiva, todos y cada uno de estos elementos actúan sinérgicamente para aportar su función en el metabolismo celular. Aunque al principio suele ser complejo, debido a todas las reacciones químicas que ocurren, con el tiempo, simplificarás todo. Podemos aseverar que, al conseguir el grado de medicina, verás al pasado y pensarás que fue sencillo.

4. Histología: tu cuerpo como nunca lo habías visto

A medida que avanzamos en el top de las materias más difíciles de medicina, es probable que notes que la exigencia no disminuye. Sin embargo, con la histología, ocurre un caso curioso porque, inicialmente, no es considerada abiertamente como parte fundamental del pensum. Aun así, no deja de ser importante ni mucho menos trascendental.

Por si no lo sabías, la histología se enfrasca en el estudio directo de los tejidos del organismo. En esencia, las superficies externas, internas y mucosas del cuerpo están dotadas por un tipo de “tapiz” especializado, por así decirlo. Haciendo gala de esta cátedra, aprenderá sobre su estructura, composición y el comportamiento de sus células.

Como anexo, describen internamente a la célula y cómo funciona en ese tejido en particular, así como su estratificación. A la larga, se convierte en una de las asignaturas más interesantes, pero tendrás que prestarle atención. Si sabes cómo funciona cada tejido, tendrás éxito en el estudio del resto de tus materias, por lo que resumirá todo como tal.

5. Morfofisiología: todo en uno

Dependiendo del programa de medicina o de la casa de estudios en donde ingreses, el modelo de aprendizaje puede variar ligeramente. Por supuesto, está claro que el aprendizaje o el conocimiento médico es universal e internacional, pero la manera de impartirlo es lo que varía. Ante ello, es en esa lógica que entra la morfofisiología.

La morfofisiología es el estudio del cuerpo desde una perspectiva conjunta anatómica y fisiológica. Quiere decir que, en lugar de adentrarte en cada asignatura por separado, podrás desenvolverte correctamente en una combinación de ambas. Y, ojo, esto no quiere decir que sea menos fructífero; al contrario, prioriza lo verdaderamente relevante.

Por lo común, la morfofisiología es cátedra inicial en países como Venezuela, Argentina o Chile. A su vez, tiende a sectorizar su contenido desde lo más “básico” a lo más avanzado, dividiéndose en niveles I, II o III respectivamente. Dado lo extenso del material, lo conveniente no es sobresaturar, sino hacer más didáctico el aprendizaje fortuito.

6. Fisiopatología: el conocimiento de las enfermedades

Si recuerdas, al principio del top sobre las materias más difíciles de la carrera de medicina, mencionamos la fisiología. Ahora, vamos a descubrir de lleno a su homónima, la fisiopatología. Como lo indica el título, en líneas generales decimos que es un vistazo o la entrada al conocimiento de las enfermedades de cualquier típico.

Los grandes maestros de la medicina siempre te recalcarán que, para conocer lo anormal, siempre tendrás que pasar por lo normal. Todo esto como énfasis en que, lo normal, está asociado a la fisiología del organismo y, lo anormal, con la fisiopatología. Básicamente, todo aquello que no se desempeñe como establece la normalidad, está en disfunción orgánica o en enfermedad.

Primordialmente, la fisiopatología estudia cómo se produce la enfermedad y su extensión en el organismo. Explica paso por paso la afección que genera en un determinado sistema u órgano, así como las manifestaciones, signos o síntomas que origina. Si analizas un poco, la fisiopatología es otro pilar de la carrera de medicina, porque, conociendo la enfermedad, aprendes a tratarla.

7. Farmacología: qué, cómo y para qué

El conocimiento de la enfermedad mediante la fisiopatología es lo que te abrirá el camino en tu carrera de medicina. Mientras más indagues e investigues acerca de alguna patología o padecimiento, más destacada será tu participación en el área. Pero, de nada sirve entender de cabo a rabo alguna alteración del organismo, si no tienes el conocimiento para medicarla.

Justo aquí, entra en escena la farmacología, otra de las materias más difíciles de la carrera de medicina. A lo largo de su aprendizaje, deberás unir conocimientos de cátedras pasadas junto con esta, para decidir qué fármaco indicar. Y no nada más qué o cuál, sino cómo y para qué, sin causar daño adicional paciente.

Cabe destacar que la farmacología no te enseñará, directamente, el nombre de todas las drogas o medicinas habidas y por haber. No, únicamente te dará las herramientas para obtener sapiencia acerca de cómo moverte en este mundo farmacológico. Por ende, dedícale tiempo, esfuerzo y, seguramente, minimizarás el margen de error en el tratamiento de la enfermedad.

8. Microbiología: lo que no podemos ver, al descubierto

Todo lo que puedes procesar con tus cinco sentidos, lo memorizas y lo internalizas. El mundo exterior es donde aprendes y el punto de partida para el estudio de medicina. Sin embargo, la microbiología te transporta hacia un mundo microscópico que, increíblemente, muchos subestiman.

El medio ambiente está solapado por un equilibrio constante dominado por los seres vivos, donde se incluyen los microbios. Bacterias, virus, hongos, parásitos y nosotros, los humanos, convivimos en armonía hasta que, por algún motivo, la balanza se desalinea. En ese preciso instante, es cuando las enfermedades comienzan a crecer y proliferar.

No te mentiremos, la microbiología es de las asignaturas o materias más difíciles de la medicina. Afortunadamente, la ventaja es que sabrás cómo actuar ante la presencia de algún microbio y, si lo combinas con tus conocimientos farmacéuticos, lo detendrás. Del mismo modo, te enseñará o explicará cómo cada microorganismo causa una respuesta inmune específica, lo que es interesante.

9. Práctica médica: donde te sientes útil

Si has superado todas las materias difíciles de medicina que te hemos presentado, probablemente yaces en un nivel avanzado. Tras los primeros semestres, el plan académico de las universidades que imparten esta carrera es incorporar a los estudiantes a la práctica. A partir de entonces, pasan a ser conocidos como internos de pregrado en un hospital.

Todo este proceso está incubado y desarrollado dentro de una cátedra, catalogada por muchos, como “bonita” y “didáctica”. Sí, la práctica médica es una asignatura que te pone en contacto con el paciente, antes de ser un profesional con título. Siendo siempre supervisado por un especialista o un residente de postgrado o de área, aplicarás tus conocimientos.

En la práctica médica repasarás todo lo aprendido en los primeros semestres, desde anatomía hasta fisiopatología. A la par, comprenderás cuáles son las conductas o protocolos médicos ante una situación en particular, como, por ejemplo, los pacientes politraumatizados. Por su parte, iniciará tu recorrido por las 4 grandes rotaciones: medicina interna, cirugía, pediatría y ginecología.

10. Pasantías clínicas o internado de pregrado

La práctica médica es la introducción al contacto con el paciente y con la enfermedad o su padecimiento de base. Si bien no son consideradas como asignaturas, algunos las llaman como las materias más difíciles de medicina, siendo las pasantías clínicas. En función de la región en donde estudies, quizás se conozca como internado de pregrado.

En el internado de pregrado aplicarás los conocimientos de práctica médica en distintas áreas que posea tu hospital. Como ya te mencionamos, variará de acuerdo a los 4 grandes servicios o las 4 grandes áreas: medicina interna, cirugía, pediatría y ginecología.

  • Cuando rotes por medicina interna, el conocimiento irá enfocado al tratamiento y diagnóstico de enfermedades en el adulto. En este punto, la conducta es netamente “médica”, basada en maniobras especializadas o farmacológicas. Dicho de otra manera, no intervienen en la parte quirúrgica.
  • Al pasar por la clínica quirúrgica, la perspectiva cambia por completo. En ella, pasarás de un tratamiento más estático a uno más dinámico como lo es la cirugía. Si bien como interno de pregrado no se te permitirá abordar grandes procedimientos, sí aprenderás sobre las patologías quirúrgicas, suturas y más.
  • Por su parte, la clínica pediátrica es la que se encarga de educarte en el tratamiento y diagnóstico de enfermedades en recién nacidos, niños y adolescentes. Si lo ves desde cierto ángulo, es una forma de medicina interna, pero a una escala menor junto con otros protocolos.
  • En última instancia, ginecología y obstetricia te enseña acerca del mundo que existe detrás del embarazo y el aparato reproductor femenino. En efecto, es una esfera tan completa que amerita una especialidad, por lo que igual tendrás que estudiar y destacarte en ella.

Con este top 10 tendrás un panorama, algo resumido, de las materias más difíciles de medicina.

Para quien esté avanzado, quizás parezca exagerado y, para quien esté egresado, la dificultad ya será cosa del pasado. Pero, para ti, que seguramente estás entusiasmado, no está de más entrar en algunos detalles. Recuerda, persevera, sé curioso y avanzarás.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *