Guía Exani II Explicación de Terminología de ciencias de la salud

En este artículo te voy a explicar de forma general el tema de Terminología en ciencias de la salud, correspondiente al módulo 5 del Exani II en la subarea de Estudio del proceso salud-enfermedad.

exani ii terminologia en ciecias de la salud

El nuevo Exani II consta de 138 reactivos en la parte del examen de admisión.

El examen de admisión se divide en dos partes, la primera corresponde a habilidades y conocimientos, y la segunda a conocimientos específicos relacionados con el área de estudio de tu carrera.

Estructura Exani II Ciencias de la Salud

Antes de comenzar es importante mencionar la estructura del examen que vas a presentar, recuerda que en el nuevo Exani II se le da mucha importancia a la parte de conocimientos especificos (a la que pertenece el módulo de ciencias de la salud).

Sin embargo, si quieres obtener una calificación aprobatoria que te permita obtener un lugar en la universidad, debes repasar todos los apartados del examen de admisión.

Conoce la estructura de la guía Exani II y del examen de ingreso

ÁreaReactivos
Habilidades y conocimientos
Pensamiento matemático30
Comprensión lectora30
Redacción indirecta30
Módulos de conocimientos específicos
Módulo 124
Módulo 224
Subtotal de reactivos138
Diagnóstico
Inglés30
Total de reactivos168

Específicamente del módulo 5 correspondientes al tema de ciencias de la salud, estos son los temas que deberas estudiar:

Estudio del proceso salud-enfermedad:

  • Terminología de ciencias de la salud
  • Tríada ecológica
  • Historia natural de la enfermedad
  • Conductas de riesgo y situaciones de emergencia

Morfofisiología del cuerpo humano:

  • Sistemas de referencia anatómica
  • Anatomía y fisiología de los aparatos y sistemas del cuerpo humano

Si bien en la guía se indica que presentaras dos módulos, esto únicamente es la propuesta del Ceneval, puede que únicamente vengan preguntas relacionadas con un módulo en específico, esto depende 100% de tu universidad.

Terminología médica

Algo que caracteriza a las carreras de ciencias de la salud, además de ser largas y requerir muchísimas horas de estudio, es el lenguaje que se utiliza para comunicarse.

Ya sea entre profesionales, para redactar un artículo de investigación, o incluso cuando nuestro médico de cabecera nos intenta explicar algo sobre una enfermedad en particular, sea cual sea el caso, es una de las cosas que más caracteriza al personal del área de la salud.

Durante muchos años, la medicina ha ganado fama, y sobre todo quienes se dedican a ella, por emplear un lenguaje complejo, lleno de palabras largas y hasta difíciles de pronunciar.

Las leemos en los récipes médicos, en los libros de anatomía humana, y aparte ¿Quién no las ha escuchado también en series de televisión? Así como Grey´s Anatomy, The Good Doctor o Doctor House.

Suenan interesantes, refinadas, y seguro que tú también has querido emplearlas en algún momento para parecer un poco más conocedor del tema o hacerte notar, no te culpamos, sabemos que es casi imposible resistirse a ese encanto.

Ahora bien, hay muchas cosas que debes conocer para siquiera tener una idea de por dónde va este asunto, ya que, a pesar de no ser tan difícil como podrías pensar, si requiere algo de estudio y dedicación.

Sin presiones, que aquí te lo vamos a explicar de forma sencilla (o al menos eso intentaremos) para que en tu próxima conversación puedas lucirte y quedar como todo un experto, pero no te excedas ¿vale?

Curso Exani II

Comienza a prepararte para el nuevo Exani II con el curso pro de Unibetas.
Durante el curso aprenderás todos los temas del Exani II nivel licenciatura.
Curso Exani II

¿Dónde se originó el lenguaje médico?

Existen muchos documentos antiguos, de civilizaciones ancestrales, así como la egipcia donde se tiene registro de procedimientos médicos, tratamientos para diversas enfermedades, leyes para regular el ejercicio de la medicina, entre otras cosas referentes al área de la salud.

ciencias de la salud terminologia egipcios

La medicina se ha practicado en todas las civilizaciones del mundo, en cada una con sus características peculiares y para lo cual llamaban a las enfermedades de diferentes maneras, incluso tenían explicaciones sobrenaturales del porqué ocurran dichas afecciones en los humanos.

Intentar precisar con exactitud de dónde vienen las primeras palabras que haya empleado la humanidad para hablar en temas de salud, es una tarea casi imposible, pues a lo largo de la historia se han extraviado documentos antiguos, o algunos ni siquiera han sido hallados, y podrían contener en ellos las respuestas que estamos buscando.

A pesar de todo esto, es bien conocido el aporte de civilizaciones como los griegos y los romanos, ya que la terminología médica que se emplea en la actualidad y que es validada por los organismos internacionales competentes en el área , tiene sus orígenes en estas 2 culturas tan ilustres.

Griegos y romanos en la medicina

Lo que les permitió a estas 2 culturas, ser los referentes del lenguaje médico actual, fue el hecho de que eran expertos registrando sus conocimientos, ya sea en pergaminos, piedras, etc.

ciencias de la salud terminologia griegos y romanos

Eran muy buenos cuando se trataba de documentar algo para que no fuera olvidado por futuras generaciones, además de que se sabe, las primeras “universidades” (por compararles a las que conocemos hoy día) surgieron cerca de estas regiones de Europa.

Podemos decir entonces, que los términos médicos que empleamos actualmente tienen raíces del griego y del latín (quizá por eso a veces algunos nombres suenan a hechizos de Harry Potter “Pectus Excavatum” para decir pecho excavado).

¿Por qué parece tan difícil?

 Además de tener sus raíces en el griego y latín, que de por sí son lenguas complejas, los términos médicos suelen ser compuestos en su mayoría, es decir combinaciones entre palabras.

Esto lo puedes notar fácilmente cuando escuchas a un médico decir una palabra larga, y al preguntar su significado te explica todo un concepto.

Seguro te preguntas ¿cómo es posible resumir tanto contenido o significado en una palabra?, la respuesta es sencilla y ya te lo dijimos ¡son palabras compuestas!

Ejemplos de terminología en ciencias de la salud

Veamos un ejemplo para entender mejor: el término “Cardiovascular

Si revisamos en Google podemos encontrar muchas definiciones, pero palabras más palabras menos… Cardiovascular es un término que hace referencia al corazón y los vasos sanguíneos, como las arterias, venas y capilares que recorren todo el cuerpo humano.

cardiovascular terminologia ciencias de la salud

¿Notaste que resaltamos 2 cosas en la definición? ¿sí? “Corazón” y “Vasos sanguíneos

La palabra es compuesta: CARDIO (se refiere al corazón) y VASCULAR (se refiere a los vasos sanguíneos).

¿Bastante sencilla verdad? A ver, vamos con otra.

Gastroenterología

Gastroenterología, según nuestra amiga Wikipedia se define como “La especialidad médica que se ocupa del estudio de las enfermedades del aparato digestivo y órganos asociados, conformado por: esófago, estómago, hígado y vías biliares, páncreas, intestino delgado (duodeno, yeyuno, íleon), colon y recto”.

ciencias de la salud terminologia Gastroenterología

De acuerdo a la etimología, la palabra Gastroenterología está formada por raíces griegas: Gaster (estómago), Enteron (intestino), y el sufijo Logia (estudio de). Si combinamos todo seria “estudio del estómago e intestinos).

Nota la peculiaridad que ocurre aquí, pese a que solo habla de estómago e intestinos, la especialidad médica como tal abarca otros órganos más del aparato digestivo.

Miocarditis

¿Ya captas la idea de todo este asunto verdad? Vamos con un tercer ejemplo para que quede bien claro. Miocarditis: Es la inflamación de la capa media o muscular del corazón.

ciencias de la salud terminologia miocarditis

Si analizamos bien la palabra está compuesta de 3 elementos, también con raíces griegas: Myos (músculo), Kardio (corazón), y el sufijo Itis (inflamación).

Todo junto es Inflamación del músculo del corazón.

¿Cuál es su utilidad?

Con las palabras que vimos anteriormente esperamos haber despertado tu curiosidad acerca del tema, aun así, comprendemos que puede no ser fácil al principio, y muchos podrían estar preguntándose…

  • ¿Realmente es necesario usar palabras compuestas, con raíces griegas y todo lo demás?
  • ¿Por qué sencillamente no decir el contenido del término, que, aunque es más largo, tiene palabras más sencillas?

Imagina una situación cotidiana en un hospital, se encuentran 2 médicos y necesitan conversar acerca de un paciente que tienen en estudio.

  • Médico 1: ¡Buenos Días colega! ¿cómo estás? Oye necesito preguntarte sobre el paciente que está siendo evaluado por la enfermedad que afecta su corazón y los vasos sanguíneos como arterias, venas y capilares.
  • Médico 2: ¡Buen día! Muy bien gracias, a ver, ahorita lo acabo de mandar a interconsulta con el especialista en enfermedades del estómago, intestinos y demás órganos del sistema digestivo, ya que al parecer tiene síntomas de inflamación del estómago.

Ahora lee la misma conversación usando términos médicos:

  • Médico 1: ¡Buenos días colega! ¿cómo estás? Oye necesito preguntarte sobre el paciente de la patología cardiovascular.
  • Médico 2: ¡Buen día! Muy bien gracias, a ver, ahorita lo acabo de mandar a interconsulta con el gastroenterólogo, ya que tiene síntomas de gastritis.

¿Ves como la conversación se hace más corta y rápida? Y conociendo las raíces de cada palabra compuesta, puede entenderse perfectamente de lo que hablan ambos médicos.

¿Para qué sirve la terminología?

En su rutina diaria, los médicos y demás profesionales de la salud, manejan bastante información, sobre todo en documentos, por ejemplo:

  • Historias médicas
  • Récipes e indicaciones
  • Resultados de laboratorios
  • Informes radiológicos.
  • Boletines de actualización
  • Trabajos de investigación

Si en cada uno de estos documentos tuviesen que escribir las palabras hablando del contenido en su totalidad, en lugar de usar la terminología médica que los engloba y resume, seria casi imposible su labor diaria.

Gracias a los términos compuestos, se puede escribir mucha información usando pocas palabras, y esto sin duda alguna facilita enormemente la tarea que tienen los profesionales de la salud.

También en las pruebas de admisión para quienes desean ingresar a una carrera de ciencias de la salud, aparecen preguntas donde emplean términos médicos, y como en el bachillerato o preparatoria es poco lo que se enseña al respecto, la mayoría falla al responder. Por ello resulta útil para estos aspirantes, prepararse previamente.

¿Cómo aprenderlo fácilmente?

Si aspiras ingresar a una carrera de ciencias de la salud, como medicina, enfermería, nutrición y dietética, fisioterapia, entre otras, debes saber manejar la terminología médica en general, además tener en cuenta que cada carrera dentro de este conglomerado tiene sus propios detalles.

Solo dominando el lenguaje médico (o de ciencias de la salud) podrás desenvolverte de forma adecuada en tu futuro ejercicio profesional, ¿o acaso imaginas a un profesional que no sepa hablar dentro de su área? ¿inaceptable verdad?

Lo primero que te diremos es ¡Sé paciente! Y no nos referimos a que vayas a un médico y seas su “paciente” (mal chiste, lo sabemos, pero lo intentamos), hablamos de que no te apresures en querer saberlo todo en poco tiempo, pues a medida que avances en tu respectiva carrera de salud, irás aprendiendo términos nuevos cada día, sabrás como emplearlos correctamente y así darte a entender con tus futuros colegas y pacientes.

Antes de darte los tips para aprender este lenguaje de forma sencilla, ten en cuenta las siguientes cosas:

  • Es un lenguaje que no has manejado antes, por lo que es normal sentirse desorientado.
  • Nunca terminas de conocerlo al 100%, todos los días se aprende algo nuevo.
  • Debes mantenerte practicándolo, de lo contrario lo olvidas o se te hace confuso como al principio.
  • No tienes que emplearlo todo el tiempo o cuando estás en una situación informal, solo cuando hables de tu ramo en específico, entre colegas, o sea, situaciones que lo ameriten.
  • Compártelo felizmente, enseñar siempre es un placer, y quienes quieran realmente aprender, te lo agradecerán.

Esta es una lista de consejos que en nuestra opinión son los más efectivos, de igual forma siempre es recomendable que pruebes distintos métodos hasta encontrar lo que mejor te funcione.

1- Descarga un diccionario médico o glosario de términos:

Así como usabas un diccionario en la escuela primaria, para consultar sobre las palabras que no conocías, en medicina también se hace lo mismo, tanto así que existen diccionarios especializados en terminología médica.

Hay muchos que podríamos recomendarte, desde textos en físico hasta aplicaciones para Android y iOS. Aquí algunos de ellos.

Libros recomendados:

  • Diccionario de Medicina Océano Mosby
  • Diccionario médico ilustrado Harper Collins
  • Diccionario médico Zamora

Aplicaciones recomendadas:

Llevar uno de estos libros en tu mochila, o aplicación en tu teléfono (opción bastante cómoda) te será realmente útil, para que en cualquier momento que lo necesites puedas consultar cualquier término médico y obtener respuestas de inmediato. 

2- Escríbelos para memorizarlos:

Escribir los términos médicos a mano, en lápiz y papel (o en digitalizadora si eres más moderno) te ayudará a recordarlos con mayor facilidad, y además aprendes la gramática correcta.

Evidentemente, no necesitas dedicar un momento en particular del día para hacerlo, pues seguro que, con los trabajos de la universidad, te tocará redactar usando dichas palabras bastante seguido.

Detalle importante, aunque la mayoría de los trabajos educativos ya se entregan en formato digital o impreso, y, por lo tanto, se redactan en la computadora, con teclado, intenta de vez en cuando escribir un poco, ya que durante tu ejercicio profesional te tocará llenar documentos a mano, y verás que son bastantes, no dejes perder tus habilidades manuscritas.

3- Ten conversaciones con tus compañeros:

Una buena manera de aprender, siempre es entre amigos, por eso te recomendamos ampliamente que converses sobre los temas de estudio, hagan debates, lo que sea necesario para que hablen usando lenguaje médico.

Ya sea reuniéndose para repasar los temas de un exámen, o preparando una exposición, charla, aclarando dudas entre ustedes, todo lo que implique hablar usando estos términos, es un ejercicio sumamente útil, y resulta más entretenido cuando te rodeas de otras personas, que no solo pueden aportar ideas y términos nuevos, sino que también puedan corregirte en caso de que estés empleando mal alguno de ellos.

Está comprobado que recordamos mejor aquella información o hechos asociados a una situación divertida o emocionalmente significativa, por ello a muchas personas les resulta mas cómodo estudiar en grupos.

4- Mira series de televisión sobre Médicos:

Probablemente ya estabas esperando este consejo, suena simple y trillado, pero es útil, de la misma forma que es agradable aprender compartiendo entre amigos, resulta divertido aprender viendo series o películas donde siempre ocurren cosas emocionantes.

Los guionistas de programas de televisión que tratan de Médicos, siempre están asesorados (o al menos así debería ser) por médicos especialistas de distintas áreas, que les ayudan a asegurarse de que la trama de cada capítulo esté basada en casos clínicos realistas, con fundamento científico, y que los diálogos de los personajes tengan sentido, para complacer no solo al público general, sino también a los expertos en el tema que disfrutan igualmente viendo estos programas.

5- Simplemente estudia

¿Vaya sorpresa no? Suena simple y lo es, o ¿quizá no? El solo hecho de estar estudiando una carrera de ciencias de la salud te hace aprender terminología médica, ya sea por estar todo el día escuchando las clases de los profesores, a tus compañeros hablar de algún tema, o haciendo las tareas que te asignen a diario.

Aprender terminología médica no es realmente una materia aparte, es algo que naturalmente se da a medida que transcurre el estudio, pero para ello es necesario eso ¡que estudies! Que tomes en serio todo lo que te enseñan en la facultad y comprendas que no es sólo información y ya, sino que son herramientas que en un futuro te ayudarán a salvar vidas.

Conclusión

Comprender el lenguaje médico es una habilidad que toma tiempo, no tanto por su complejidad, sino por lo extensa que es la información en dicho ámbito, debido a eso, es normal que solo quienes se desempeñan en el área de la salud comprendan bien la terminología empleada.

Esto no excluye a los demás que se interesen por el tema, pues la salud es parte de la vida de todos, tanto así que hasta la industria del entretenimiento lo aprovecha y plasma la vida de los médicos en series y películas.

Tú también puedes aprender, solo debes proponértelo y seguir las recomendaciones de este artículo, recuerda además que, si estás por presentar el examen de admisión universitaria, tenemos un ebook que puede ayudarte a aprender sobre terminología de ciencias de la salud. Descárgalo, práctica y luego conversa con tus compañeros sobre el tema.

Give a Comment