¿Qué es el punto?: Uso, ejemplos y ejercicios resueltos

El punto es uno de los signos de puntuación que más usamos al escribir. Está presente en oraciones, párrafos y textos enteros, ya que cuenta con muchísimos usos que nos permiten transmitir mensajes e ideas de forma clara y correcta.

Que es el punto

Así pues, necesitas saber en qué consiste este signo y cómo utilizarlo si quieres mejorar tu escritura. Por eso te invitamos a leer este post, en el que encontrarás toda la información al respecto acompañada de ejemplos y ejercicios.

Definición del punto

El punto es un signo ortográfico que señala el fin o término de una oración o enunciado.

Por ende, el punto es un signo que permite finalizar una idea y dar paso a otra, ya sea en el mismo párrafo o en uno distinto. Y siempre la primera letra que sigue después irá en mayúsculas.

Por otra parte, a nivel de lectura oral el punto representa la mayor pausa posible, más que cualquier otro signo de su tipo. De esa forma, cuando nos lo encontremos mientras leemos debemos hacer una pausa larga. Al menos un poco más que con un punto y coma, una coma o los dos puntos.

¿Cuándo se usa el punto?

El punto se usa cuando estamos ante cualquier enunciado que no sea interrogativo ni exclamativo.

Esa es una condición indispensable, porque de lo contrario cometeríamos un error. Pero quizás no tengamos claro cómo son los diferentes tipos de enunciados, así que veamos rápidamente en qué consisten:

  • Enunciado normal: no contiene ni preguntas directas ni exclamaciones que representen alegría o sorpresa. Por ejemplo, “la luz es muy intensa”.
  • Enunciado interrogativo: en este tipo de enunciados se introduce una pregunta de manera directa. Un ejemplo sería “¿cuándo piensas venir a recogerme?”.
  • Enunciado exclamativo: en estos enunciados hay una exclamación dentro de ellos que funciona para añadir un tono de emoción, como sucede en “¡qué rápido llegaste!”.

De todos ellos tan solo en el primer caso podemos utilizar un punto para concluir la oración. Más adelante retomaremos esto. Por ahora simplemente recordemos cuándo podemos usar el signo y cuándo no.

Tipos de puntos

Aunque el punto es en sí mismo un signo único, lo cierto es que podemos clasificarlo en tres tipos distintos. La diferencia entre ellos es qué tan grande es la separación que representan.

Es decir, un punto puede separar ideas que permanezcan juntas en un mismo renglón o en otra línea, o que incluso cierren un texto. Es de ese modo como tenemos:

Punto y seguido

El punto y seguido es el que separa enunciados que continúan juntos en la misma línea o renglón.

A este punto se le llama a veces “punto seguido”. Si bien ese nombre no es realmente un error, te recomendamos llamarlo “punto y seguido”, ya que es mucho más correcto y lógico.

Este tipo de punto, por la función que representa, es el que nos permite separar ideas dentro de un mismo párrafo.

Como ejemplos de punto y seguido podríamos tomar los que están a continuación:

  • “Mientras tomábamos el café todo se empezó a sacudir. Creímos que era un sismo, por lo que de inmediato escapamos”.
  • “Juliana García escribió recientemente un nuevo libro. En él se atreve a desmentir muchos de los mitos mitológicos clásicos”.

Punto y aparte

El punto y aparte es el que separa un párrafo de otro.

En otras palabras, este tipo de punto es el que se encarga de separar un enunciado de otro que inicia un nuevo párrafo. Por lo tanto, las oraciones van en renglones o líneas distintas.

Siendo así, esa segunda línea debe iniciar con un margen mayor, o sea, con sangría.

Al punto y aparte se le conoce como “punto aparte” en ciertos países de América. Nuevamente, lo más ideal es que optemos por el primer nombre.

En cuanto a los ejemplos de punto y aparte podemos considerar los siguientes:

  • “El accidente de la noche de ayer provocó muchas más muertes de las que se había estimado.
    En otras noticias, la cercanía de las próximas elecciones ha sido un tema muy discutido a lo largo de esta semana…”.
  • “La reina Victoria Eugenia falleció hace casi un siglo, en una tierra bastante lejana de su patria.
    Al día de hoy, sus descendientes recuerdan su valor, su extraordinario carisma y su perspectiva visionaria sobre el futuro del mundo moderno”.

Punto final

El punto final es el que cierra el capítulo de un texto, o hasta una obra entera.

Este tipo de punto es, básicamente, el que divide las secciones de un libro o el que lo concluye por completo. Por consiguiente, no debería haber ningún enunciado ni párrafo después.

Tal como sucede con los tipos anteriores, el punto final también tiene un segundo nombre: “punto y final”. Está claro que se lo llama así debido a que los otros llevan una “y” en el medio, y las personas creen automáticamente que en este caso es igual de válido.

Sin embargo, no lo es. Decir “punto y final” es por completo un error. En los otros puntos sencillamente era preferible optar por un nombre, pero aquí no es algo opcional. Debemos evitar llamarlo así.

Entre otros ejemplos de punto final podemos tomar estos:

  • “La sentencia fue crucial para que lo dejaran en la prisión. Gracias a eso ya nunca será capaz de lastimar a ningún ser humano”.
  • “El profesor ordenó a todos los alumnos que guardaran silencio. Fue entonces cuando por fin pudo desarrollar sin miedo el tema de la clase”.
Si cada ejemplo fuese parte del último renglón del capítulo de un libro o del final de este, los puntos finales serían los que están luego de las comillas.

Otro ejemplo de punto final es el que colocaremos en la última línea de este post.

¿Para qué sirve el punto?

El punto sirve principalmente para separar o concluir ideas, oraciones, enunciados y párrafos.

Esa es su función en general y la más importante de todas. No obstante, si queremos dominar bien este signo de puntuación debemos conocer todos los demás usos. Podemos resumirlos en tres:

Para marcar el final de oraciones y párrafos
Este es el uso básico y primordial del punto. En pocas palabras, se trata de separar o concluir una oración con el fin de dar paso a la siguiente.

La razón para hacer la separación tiene que ver con el orden de las ideas que estamos trabajando. Cuando vamos a introducir una que se aleja de la anterior, lo mejor es optar por un punto. El tipo a usar dependerá de qué tanto se aleje:

  • “Las normas de esta casa son muy fuertes. Por eso prefiero irme y encontrar mi propia residencia, donde podré actuar con total libertad”.
  • “La realidad es que tras todos los esfuerzos fue imposible rescatar a los ciudadanos del volcán.
    Desde luego, ya ha habido tragedias así, por lo que se ha pensado en…”.

En el primer caso usamos un punto y seguido, ya que la idea que aparece a continuación está directamente relacionada con la anterior.

En cambio, en el segundo optamos por utilizar un punto y aparte. El motivo es que en la segunda no se continúa lo que dice la primera, a pesar de que sí hay una evidente relación de sentido entre las dos oraciones.

Sea como sea, existe una conexión entre las oraciones aunque estén separadas. Y la separación debe basarse en qué tanto se acercan o se alejan.

Por su lado, el punto final es mucho más sencillo de usar. Debemos recurrir a él cuando estemos seguros de se encuentra listo el texto que escribimos y podemos concluirlo:
  • “De cualquier manera, todo lo expuesto hasta aquí sirve como una pequeña presentación de la historia general del cristianismo. Una revisión más profunda permitirá al lector tener una perspectiva más precisa”.

Imaginemos que ese otro ejemplo es el final de un libro. Podemos notar que se está concluyendo el tema que trata, y eso lo hace perfecto para colocar el punto final.

Para cerrar una abreviatura

El punto sirve también cuando queremos cerrar una abreviatura, como por ejemplo “Dr.” o “Sr.”. Por norma general, las abreviaturas llevan siempre el punto, que actúa como signo de cierre. Sin embargo, hay tres excepciones que debemos tener presentes:

  • Abreviaturas con barra: “c/”, que equivale a “calle”, y “c/c”, que se refiere a “cuenta corriente”. En este caso la barra sustituye al punto. Pero si la abreviatura cierra la oración o el párrafo sí se le añade, c/c.
  • Abreviaturas con letras voladas: “Sr.a”. Lo normal sería escribir “Sra.”, aunque si escogemos este otro estilo el punto debe ir antes de la letra volada como tal.
  • Abreviaturas entre paréntesis: como por ejemplo “(a)”, que equivale a “alias”. Aquí el segundo paréntesis reemplaza al punto, y este último puede aparecer solo si la abreviatura concluye el enunciado.

Además de esas excepciones puede ocurrir que nos encontremos con una abreviatura seguida de puntos suspensivos (que son tres puntos seguidos). Cuando esto ocurra debemos colocar también el punto de la abreviatura:

  • “Lo cierto es que la Sra.… no quiere que nadie sepa que vino a verse con nosotros, porque teme que algo como eso pueda comprometer su privacidad”.
  • “El problema real es que no sé del todo si ese Sr…. pueda tener alguna relación con la catástrofe de ayer”.

Otra posibilidad es que la abreviatura esté al final de la oración. Si eso ocurre, el punto de la abreviatura actúa como punto de cierre (ya sea punto y seguido, punto y aparte o punto final):

  • “Antes que escucharte a ti prefiero hacerle caso al Dr.
    De todos modos, lo peor que puede pasar es que esta enfermedad acabe con mi vida”.
Para señalar siglas en enunciados con mayúsculas

En otras épocas se usaba mucho el punto para indicar siglas. Pero al día de hoy ya no es necesario, a menos que se hallen dentro de un enunciado que esté completamente en mayúsculas:

  • “REGISTRO SEMANAL DE LAS JORNADAS DE LA O.T.A.N.”.

Uso del punto con otros signos

El punto puede estar acompañado de otros signos de puntuación en cualquier enunciado o párrafo. Según cuál signo sea, habrá una forma en la que deban estar juntos para que no haya ningún error de tipo ortográfico.

A continuación explicaremos brevemente cómo proceder con cada uno:

Con comillas, rayas de cierre o paréntesis

Es común preguntarse si el punto va antes o después de las comillas. La respuesta es sencilla: siempre debe ir después. Lo mismo aplica con los paréntesis y las rayas (o guiones largos) de cierre:

  • Ella me dijo: “No puedes hacer esto sin supervisión”.
  • Ese día fui hasta allá para conocer a Esteban (el nieto de Alfonso).
  • Yo lo maté —me confesó ella—. Pero no era esa mi intención.
Con signos de interrogación o exclamación

Los signos de interrogación y de exclamación pueden concluir un enunciado, de modo que no necesitamos colocar un punto luego de ellos:

  • ¿Quién quiere venir a ayudarme?
  • ¿Cómo podríamos resolver esto?
  • ¡Estás loco si piensas que te dejaré entrar!

Por esa razón al principio del post dijimos que con enunciados interrogativos o exclamativos no podemos usar el punto: la función de concluir la oración pasa a ser del signo de cierre, ya sea de exclamación o de interrogación.

Por otro lado, hay la posibilidad de que nos topemos con unas comillas. En ese caso, sí colocamos un punto, pero después de ellas y no de los signos:

  • Entonces me preguntó: “¿Algún día te fijarás en mí?”.

Uso del punto fuera del idioma

Al igual que muchos otros signos de puntuación, el punto tiene usos no lingüísticos. O sea, aquellos que no se relacionan con las oraciones ni con nada del idioma. Claramente, eso no significa de ningún modo que sea inútil conocerlos.

Todo lo contrario: nos pueden llegar a servir para algo mientras escribimos. Procedamos a estudiarlos.

Para separar la hora de los minutos

Al momento de escribir la hora podemos separar esta última de los minutos colocando el punto en el medio de las dos cifras:

  • 12.39 h.
  • 4.35 h.
Vale mencionar que esta función también pueden cumplirla perfectamente los dos puntos. En ese caso también irían colocados en el medio:
  • 12:39 h.
  • 4:35 h.
Para separar el día del mes y del año

En el caso de que necesitemos escribir una fecha completa podemos utilizar los puntos para separar el día del mes y del año:

  • 12.01.2020: 12 de enero del año 2020.
  • 14.04.2021: 14 de abril del año 2021.
Sin embargo, en la práctica es mucho más común que se opte por usar barras en vez de puntos:
  • 12/01/2020.
  • 14/04/2021.
Para indicar una multiplicación

En las operaciones matemáticas el punto funciona para indicar que entre dos cifras o cantidades hay una multiplicación.

  • 12 · 5 = 60.
  • 5 · 4 = 20.
  • 6 · 9 = 54.
  • 35 · 2 = 70.

Notemos que el punto va a mitad de la línea y que además va separado de las cifras por un espacio en blanco. Ambas cosas son permitidas solamente cuando estamos aplicando este uso.

Para indicar el dial de una estación de radio

El punto se utiliza también para escribir el dial de una emisora de radio. Este uso está presente en prácticamente todos los países hispanohablantes:

  • “Radio Éxitos, 102.5”.
  • “Baladas Eternas, 98.6”.
  • “La Luz de la Isla, 107.8”.
Para separar los decimales de una cifra

Este último uso es muy poco frecuente. A la hora de separar los decimales se utiliza principalmente la coma: 456,23. Esto no es al azar, sino que hay una normativa internacional que lo recomienda.

No obstante, se permite utilizar el punto, tal como lo hacen en algunos países de habla inglesa:
  • “4235.56”.
  • “62.967848”.
  • “80.1280”.

Uso incorrecto del punto

A veces las personas usan el punto de una manera incorrecta o que ya ha sido desautorizada por la RAE. Para que no caigas en esos errores, vamos a dedicar este apartado a explicar cada una de las situaciones posibles.

Para separar las unidades de mil en años, páginas y otros elementos

No debemos colocar punto en ninguna cifra que represente unidades de mil. Esto aplica en casos como los siguientes:

  • Años: 1.978 (incorrecto), 1978 (correcto).
  • Número de paginación: página 1.372 (incorrecto), 1372 (correcto).
  • Leyes y decretos: Real Decreto 1.945 (incorrecto), Real Decreto 1945 (correcto).
  • Código postal: 2.8010 Madrid (incorrecto), 28010 (correcto).
  • Número de vías urbanas: avenida del Sol, 1.420 (incorrecto), avenida del Sol, 1420 (correcto).
Para separar unidades de millares y de millón

Este uso es parecido al anterior. Anteriormente se colocaba el punto cada tres dígitos como recurso visual para identificar fácilmente una cifra con muchos números: 24.768.890. Sin embargo, esta forma de utilizar el signo ya no es aceptada.

En su lugar lo que tenemos que hacer es colocar un espacio en blanco cada tres cifras, yendo de derecha a izquierda: 24 768 890.

Esa separación de un espacio no debe aplicarse con ninguno de los elementos que vimos en el uso incorrecto anterior.
Para cerrar el título o subtítulo de una obra en un renglón

Cuando el título o el subtítulo de una obra aparecen solos en una línea no hace falta colocar el punto. Esto se debe a que no hay más elementos, por lo que es innecesario el cierre que representa este signo de puntuación.

Ejemplo de ello son precisamente los subtítulos de este post. Como puedes ver, ninguno lleva punto, ya que están solos en su renglón.

Este uso debemos evitarlo también en las portadas de los libros, en las que aparece el título de la obra y el nombre del autor. Y en general, en cualquier encabezado que esté aislado de otras palabras en una línea.

Ejemplos del punto

Ya tenemos todos los conocimientos básicos sobre el punto y sus usos. Pero la mejor manera de que los entendamos es viendo este signo en acción. Por ende, vamos a dedicar este apartado a unos cuantos ejemplos.

Hemos decidido dividirlos en dos grupos para que te sea más fácil comprenderlos.
Ejemplos de tipos de puntos

En este primer grupo juntamos ejemplos de cada uno de los tres tipos de puntos que vimos al inicio del post: punto y seguido, punto y aparte y punto final.

OraciónTipo de punto
“Eres una persona muy optimista. Por eso sigo creyendo en que podrías lograr cualquier cosa”.Punto y seguido.
“La vida en América ha sido buena desde que los países latinos decidieron modernizarse.
Muchos han querido justificarlo partiendo de ciertos eventos históricos (…)”.
Punto y aparte.
“Ciertamente, fui. Pero eso no te da ningún derecho de criticarme”.Punto y seguido.
Fue así como su tía logró tener al hombre de su vida, y desde entonces ha podido vivir el sueño de cualquier persona: encontrar el amor verdadero y justo de una alma gemela.Punto final.
“Cuando llegué a la cueva no vi lo que esperaba encontrar. Tan solo un minuto después, la mayor sorpresa tuvo lugar ante mis ojos.
De ese modo, al día de hoy soy incapaz de regresar allí”.
Punto y seguido, punto y aparte.
Ejemplos de uso del punto

En este segundo grupo hallarás ejemplos específicos de cada uno de los usos del punto que estudiamos más arriba.

OraciónUso del punto
“El Dr. Armando prometió que volvería con nosotros muy pronto”.Abreviatura.
“Siempre he pensado en regresar a Europa. El problema es que extrañaría a mi madre”.Final de oración.
“REUNIÓN DE LA O.N.U.”.Siglas.
“En cuanto obtenga mi certificado podré laborar con ellos. Pero eso no significa que dejaré mi vida personal. Nunca haría algo así”.Final de oración.
“Mi tío trabaja en Radio Norteña, 92.8”.Dial de emisora.
“La fecha de ese conflicto fue el 14.25.1999”.Fecha.
“Mi madre llegó aproximadamente a las 15.40 h”.Hora.
“En la actualidad muchos presidentes coinciden en eso. Sin embargo, aún no se han aliado”.Final de oración.
“El ejercicio consiste en resolver la siguiente operación: 40 • 20”.Multiplicación.
“Constantemente el equipo perdía.
Nada de lo que hacían parecía resolver su mala racha, aunque las mejores ideas aún estaban por llegar (...)”.
Final de párrafo.

Ejercicios

Luego de cada uno de los aspectos que hemos tratado acerca del punto, no nos queda más que darte unos cuantos ejercicios sencillos para que te demuestres a ti mismo que has entendido todos los tipos y usos que tiene este signo.

Otra vez dividiremos el contenido en grupos. Tu deber será seleccionar la respuesta correcta en cada ejercicio.
Ejercicios de tipos de puntos
OraciónTipo de punto
“Siempre coincide conmigo. Eso me empieza a asustar”.A: punto final.
B: punto y seguido.
“Esta extraordinaria cena me deslumbra de tu parte. No creí que lo harías.
Sin embargo, quiero dejar claro que no lograrás nada con esto”.
A: punto y seguido, punto y aparte.
B: punto y seguido, punto final.
Esas revelaciones acabaron destruyendo el proyecto. Nadie podía esperar nada que lo solucionara, y todos acabaron rindiéndose. Fue así como acabó su historia.A: punto y seguido, punto y seguido, punto final.
B: punto final, punto y seguido, punto y aparte.
“Nunca podría abandonar a mi país.
Con todo, sí reconozco que hay ciertas cosas mejorables”.
A: punto y aparte.
B: punto y seguido.
“La alcaldesa llegará hoy. Si todo sale bien podría ganar la aprobación de la gente.
Pero no hay que olvidar todo lo que pasó el año pasado”.
A: punto y seguido, punto final.
B: punto y seguido, punto y aparte.
Ejercicios de uso del punto
OraciónUso del punto
“La señora no quiso acudir. Al parecer, algo de la propuesta le molestó”.A: final de oración.
B: multiplicación.
“Llegamos a las 13.30 h”.A: hora.
B: fecha.
“En otra ocasión no quise venir, porque no me sentí cómodo.
Aunque todo eso ha cambiado”.
A: dial de emisora.
B: final de párrafo.
“Tengo que resolver cuánto es 5 • 70”.A: multiplicación.
B: final de oración.
“REGISTRO HISTÓRICO DE LA C.I.A.”.A: hora.
B: siglas.
“La ciencia podría ser peligrosa. Tendremos que esperar a ver qué ocurre”.A: siglas.
B: final de oración.
“Me gustaría trabajar en Estación Suprema, 104.2”.A: emisora.
B: multiplicación.
“Pautamos la reunión para las 12.30 h. Ojalá nadie falte”.A: hora, fecha.
B: hora, final de oración.
“El resultado fue 10.890”.A: decimales.
B: final de párrafo.
“El día 12.01.2001 hubo un atentado en Moscú”.A: hora.
B: fecha.
No importa qué tanto queramos avanzar como sociedad. Hasta que no superemos los estereotipos, estamos condenados a no evolucionar.A: punto y seguido, punto final.
B: punto y seguido, punto y aparte.
“Un Dr. de Estados Unidos llegó de sorpresa para salvar a mi hermano”.A: final de párrafo.
B: abreviatura.
RESPUESTAS
Ejercicios de tipos de puntos
OraciónTipo de punto
“Siempre coincide conmigo. Eso me empieza a asustar”.B: punto y seguido.
“Esta extraordinaria cena me deslumbra de tu parte. No creí que lo harías.
Sin embargo, quiero dejar claro que no lograrás nada con esto”.
A: punto y seguido, punto y aparte.
Esas revelaciones acabaron destruyendo el proyecto. Nadie podía esperar nada que lo solucionara, y todos acabaron rindiéndose. Fue así como acabó su historia.A: punto y seguido, punto y seguido, punto final.
“Nunca podría abandonar a mi país.
Con todo, sí reconozco que hay ciertas cosas mejorables”.
A: punto y aparte.
“La alcaldesa llegará hoy. Si todo sale bien podría ganar la aprobación de la gente.
Pero no hay que olvidar todo lo que pasó el año pasado”.
B: punto y seguido, punto y aparte.
Ejercicios de uso del punto
OraciónUso del punto
“La señora no quiso acudir. Al parecer, algo de la propuesta le molestó”.A: final de oración.
“Llegamos a las 13.30 h”.A: hora.
“En otra ocasión no quise venir, porque no me sentí cómodo.
Aunque todo eso ha cambiado”.
B: final de párrafo.
“Tengo que resolver cuánto es 5 • 70”.A: multiplicación.
“REGISTRO HISTÓRICO DE LA C.I.A.”.B: siglas.
“La ciencia podría ser peligrosa. Tendremos que esperar a ver qué ocurre”.B: final de oración.
“Me gustaría trabajar en Estación Suprema, 104.2”.A: emisora.
“Pautamos la reunión para las 12.30 h. Ojalá nadie falte”.B: hora, final de oración.
“El resultado fue 10.890”.A: decimales.
“El día 12.01.2001 hubo un atentado en Moscú”.B: fecha.
No importa qué tanto queramos avanzar como sociedad. Hasta que no superemos los estereotipos, estamos condenados a no evolucionar.A: punto y seguido, punto final.
“Un Dr. de Estados Unidos llegó de sorpresa para salvar a mi hermano”.B: abreviatura.

Llegamos al final del post. Estamos seguros de que ahora sabes cómo usar el punto en cualquier oración o texto. ¡Aun así recuerda seguir practicando todo lo que aprendiste!

Give a Comment