Los dos puntos: Uso, ejemplos y ejercicios resueltos

Los dos puntos están entre los signos de puntuación que más utilizamos. Sin embargo, en muchas ocasiones desconocemos si el uso que estamos haciendo de ellos es correcto, dado que no nos hemos dedicado a aprender para qué nos pueden servir.

Los dos puntos

Es por esa razón que hemos creado este post, para que puedas descubrir qué son, cómo utilizarlos de la forma correcta y todos los usos que tienen. Además de ello, te daremos muchos ejemplos para ilustrar el tema y unos cuantos ejercicios para que puedas practicar por ti mismo.

¿Qué son los dos puntos?

Los dos puntos son dos signos de puntuación verticales que se encargan de dirigir el énfasis del lector a lo que sigue después de ellos.

En ese sentido, los dos puntos son una manera de llamar la atención de quien lee hacia una parte en concreto que deseamos resaltar. Esta última siempre estará relacionada con la oración o palabra que esté antes de los signos.

A nivel de lectura, estos dos puntos representan una pausa un poco mayor que la de la coma, sin llegar a ser tan larga como la del punto.

Asimismo siempre van unidos al signo o palabra que los precede. En cambio, van separados por un espacio de los que los siguen. Es decir, como se ve a continuación:

  • Correcto: “María tiene muchas cosas: un teléfono, una cama, un escritorio y hasta un televisor”. “Juan no pudo venir: su madre se cayó por las escaleras”.
  • Incorrecto: “María tiene muchas cosas : un teléfono, una cama, un escritorio y hasta un televisor”. “Juan no pudo venir :su madre se cayó por las escaleras”.

Uso de los dos puntos

Ya dijimos que los dos puntos sirven primordialmente para llamar la atención sobre una sección del enunciado, oración o párrafo que estamos escribiendo. Pues bien, de ello se pueden derivar muchos usos.

En este apartado los vamos a estudiar por separado, ya que aun cuando tienen un parecido cada uno cuenta con un propósito específico:

Para enumerar elementos

Cuando estamos escribiendo una oración suele suceder que necesitamos ir mencionando varios elementos de manera sucesiva. A esto se le llama “enumeración”. y para llevarlo a cabo podemos utilizar los dos puntos:

  • “Antonio pidió varias cosas: un dispositivo móvil, un horno y una caja negra”.
  • “Me gusta hacer muchas actividades: correr, danzar y comer”.

Todos los elementos que van luego de los dos puntos constituyen la enumeración en sí misma. Al utilizar estos signos es más sencillo distinguir cada uno a nivel visual.

Para anticipar los elementos de una enumeración

Este uso es el opuesto del anterior. En este caso queremos anticipar los elementos de la enumeración y resaltar lo demás:

  • “Paciencia, determinación y esfuerzo: eso es todo lo que necesitas para triunfar”.
  • “Mareos, vómitos y resequedad en la garganta: he ahí los síntomas de esta nueva enfermedad”.

En ambos ejemplos se nota que interesa destacar no los elementos, sino la esencia o el conjunto que los engloba. Cada vez que lo queramos hacer por estilo o con un fin determinado, los dos puntos son la opción correcta.

Para citas textuales

Las citas textuales van de la mano con estos signos. Lógicamente, en este uso debemos fusionar los dos puntos con las comillas (ya sean inglesas o españolas):

  • En el libro decía: «Nadie es realmente feliz, a menos que viva en un eterno engaño».
  • María me dijo: “No puedes seguir haciendo esto si quieres ganar”.
  • Cuando estábamos llegando oímos que alguien exclamó: «¡Fuera de aquí, intrusos!».
En esos ejemplos de dos puntos en citas textuales lo que precede a los signos es el enunciado que nos señala que viene una cita, y lo que sigue es directamente lo que se quiere citar.

Podemos ver igualmente que  después de dos puntos va mayúscula. Esto se aplica a la primera letra de la primera palabra, siempre y cuando no se esté omitiendo un fragmento de lo que se está citando.

Por último, recordemos que las citas textuales incluyen tanto lo que alguien ha dicho como lo que hayamos leído en un libro, en un artículo, etc.

Para establecer relaciones entre oraciones sin otros nexos

En un texto hay muchas conexiones entre oraciones diferentes. En cada caso se establece una relación distinta entre ellas, pero podemos agruparlas en tres tipos:

  • Causa-efecto.
  • Explicación.
  • Consecuencia o conclusión.

Para conectar las oraciones solemos recurrir a ciertas palabras, como por ejemplo las que subrayamos a continuación:

  • “Se rompió una pierna mientras jugaba con sus primos, así que no podrá ir al viaje” (causa-efecto).
  • “Su método para analizar las reacciones no funciona, pues se basa en datos ficticios” (explicación).
  • “Nadie colaboró con la banda, de modo que al terminar el espectáculo se fueron llorando” (consecuencia o conclusión).
En cada uno de esos ejemplos podemos sustituir las palabras que hacen el enlace por los dos puntos, sin que se pierda el sentido ni se cometa un error:
  • “Se rompió una pierna mientras jugaba con sus primos: no podrá ir al viaje” (causa-efecto).
  • “Su método para analizar las reacciones no funciona: se basa en datos ficticios” (explicación).
  • “Nadie colaboró con la banda: al terminar el espectáculo se fueron llorando” (consecuencia o conclusión).
Para hacer una pausa enfática tras locuciones de introducción

Las locuciones de introducción son palabras que funcionan como preámbulo para algo que diremos dentro de un texto. Algunas de las más utilizadas son las siguientes:

  • “Pues bien”.
  • “En otras palabras”.
  • “Dicho de otro modo”.
  • “Ahora bien”.
Cada una de esas locuciones nos sirve para conectar lo que está antes con lo que diremos después. Al ser así podemos valernos de los dos puntos:
  • “Siempre te he dicho que no quería ser padre. Pues bien: he cambiado de opinión”.
  • “Eres una persona que no acepta cuándo rendirse. En otras palabras: eres un necio”.

Los dos puntos sirven para hacer un énfasis que lo que introducimos. Vale resaltar que podríamos utilizar la coma en su lugar, pero se perdería ese efecto tan llamativo.

Para señalar el encabezamiento en cartas y documentos

Aunque al día de hoy ya no es tan común enviar cartas y documentos formales, debido a las alternativas de comunicación más modernas, este uso se ha perdido un poco. Pero sigue siendo válido.

El encabezamiento se refiere a las fórmulas de saludo con las que se comienza un documento o una carta y que se dirigen a nuestro receptor:
  • “Estimado amigo: Te confieso que he estado sin poder comunicarme contigo debido a unos problemas personales (…)”.
  • “Querida Manuela: Hace días ocurrió algo en mi empleo que me hizo renunciar. Tuvo que ver con otro trabajador (…)”.

Siempre que aprovechemos este uso, lo que sigue después de los dos puntos va en otro renglón, es decir, no va en la misma línea que el encabezamiento. En los ejemplos no lo podemos mostrar, y por eso lo recalcamos.

Por otro lado, es común ver que las personas utilizan la coma en lugar de los dos puntos. Eso es un error, ya que es un uso propio del inglés y no del español.

Para señalar un ejemplo

Este uso consiste en dar un ejemplo de algo que se dice o se comenta en un texto. La ejemplificación como tal siempre va después de los dos puntos:

  • “Algunas veces mi esposa tiene ciertas actitudes que no entiendo para nada: ayer rechazó mis abrazos sin decir ni una palabra”.
  • “En ocasiones tengo pensamientos muy ingeniosos: hoy se me ocurrió idear una empresa de venta de comida con máxima calidad y bajos precios”.
Para introducir un mensaje de advertencia o una indicación importante

Los dos puntos pueden ser utilizados cuando queremos señalar una nota, indicación importante o advertencia. Es algo muy común en los carteles, aunque sirve también en cualquier texto:

  • “Advertencia: no cruce la línea negra”.
  • “Nota: esto solo aplica en ciertos casos puntuales”.

Muchas veces la palabra que precede a los signos está en mayúsculas. Podemos hacerlo así si lo deseamos.

Para señalar el aspecto parcial en el título de una investigación

En los textos investigativos se puede hacer un estudio general o uno específico. En este último caso es necesario señalar el aspecto que se trata, y para ello tenemos los dos puntos:

  • “El cristianismo: origen y primeros fundadores”: en este caso lo que estamos introduciendo es el apartado en el cual hemos enfocado el estudio del tema global, que es el cristianismo.
Para señalar un subtítulo

Este uso es muy común en obras artísticas, cinematográficas, etc., para indicar que se trata de una de las secuelas de una saga o franquicia:

  • “Los espadachines de Mórdor: El profeta perdido”.
  • “La guerra de las estrellas: El amanecer del nuevo día”.

Debemos resaltar que la primera letra luego de los dos puntos debe ir en mayúsculas. Este uso es aplicable también en los artículos textuales de muchas páginas web:

  • “El marketing en redes sociales: Trucos y consejos para ganar seguidores”.
Para introducir sentencias en textos jurídicos o administrativos
En los documentos de carácter legal, el uso de los dos puntos es el de introducir cláusulas, sentencias y otros elementos parecidos:
  • “CERTIFICA:
    Que el acusado se compromete a (…)”.
  • “DECLARA:
    Que el ciudadano José García (…)”.

En todos los casos el verbo antes de los signos irá en mayúsculas por completo. Asimismo, la cláusula debe iniciar con la palabra “que” y en un renglón aparte.

Usos de los dos puntos incorrectos y no lingüísticos

Ahora que ya tratamos los usos correctos de estos signos, queremos ocuparnos de señalar aquellos que son incorrectos. De igual modo vamos a tratar los que son válidos pero no tienen que ver con la lengua o el idioma.

Para separar una preposición y un sustantivo

Como bien sabemos, una preposición introduce siempre un sustantivo. Pues bien, entre ambos términos muchas veces se coloca los dos puntos:

  • “Llegaron habitantes de: México, Venezuela y Canadá”.
  • “El mensaje de la misa trataba sobre: los peligros de ser seducido”.

Este uso es totalmente incorrecto. Después de una preposición nunca puede haber dos puntos, así que procuremos no caer en este error.

Para separar los minutos de las horas

Cuando queremos separar las horas de los minutos podemos utilizar perfectamente los dos puntos. Es, de hecho, la manera más tradicional de hacerlo, y podemos ver evidencia de ella incluso en los relojes digitales:

  • 12:45 h.
  • 5:06 h.

Si por alguna razón deseamos no usar estos signos con este propósito, siempre podemos optar por el punto, que cumple una función idéntica:

  • 12.45 h.
  • 5.06 h.
Para indicar una división en un ejercicio matemático

Con este último uso de los dos puntos muy probablemente estés familiarizado, ya que se utiliza mucho en las clases. Aquí funcionan para señalar que hay una división:

  • 456 : 30.
  • 20 : 15.
Tenemos que resaltar que en este uso debemos dejar los signos separados por un espacio de las cifras.

Ejemplos de uso de los dos puntos

Ya que vimos todas las reglas de los dos puntos, es momento de que nos enfoquemos en los ejemplos. En cada uno señalaremos el uso correspondiente:

OraciónUso
1)No me sirvió el nuevo teléfono: carecía de suficiente potencia.Explicación.
2)El libro de la vida: Las marcas de Sara.Subtítulo.
3)Mi hermana tiene muchos juguetes: peluches, cochecitos y aviones.Enumeración.
4)La empleada me dijo: “Cuidado, porque eso ya ha generado problemas”.Cita textual.
5)DECLARA: Que las dos partes deberán cancelar una indemnización.Sentencia jurídica.
6)Dicho de otro modo: he decidido dejarte.Locución introductoria.
7)En el libro del profesor Armando: se dice: “Más a veces es menos”.Cita textual.
8)Perdió todo su dinero: ahora está en bancarrota.Causa-efecto.
9)Historia del rock: pioneros y primeros estilos.Título de investigación.
10)Querida madre: Extraño tu voz como a ninguna otra cosa.Encabezamiento.

Ejercicios

Para concluir pasemos a los ejercicios. En cada uno tendrás varias opciones de respuesta. Elige la correcta según lo que te enseñamos hoy:

OraciónUso
1)Esa es la solución perfecta: nos permitirá escapar en silencio.A: explicación.
B: enumeración.
C: título de investigación.
2)Tacos, queso y frijoles: esa es toda la comida que tenemos.A: causa-efecto.
B: explicación.
C: enumeración invertida.
3)Hay días en los que ando mal: hoy no quiero ni levantarme de la cama.A: cita textual.
B: sentencia jurídica.
C: ejemplificación.
4)Pues bien: he encontrado el modo de silenciar al espía.A: explicación.
B: enumeración.
C: locución introductoria.
5)El duelo de las sombras: La maga misteriosa.A: subtítulo.
B: cita textual.
C: enumeración invertida.
6)Todos los aparatos se estropearon: al final no pudimos conectarnos con otro país.A: ejemplificación.
B: consecuencia.
C: sentencia jurídica.
7)Necesito que me consigas varias cosas: un plato, un cuchillo y una mesa.A: cita textual.
B: enumeración.
C: explicación.
8)En el artículo se señala: “La curva de contagios seguirá creciendo”.A: enumeración invertida.
B: ejemplificación.
C: cita textual.
9)Estimado presidente: Es de mi gratitud escribirle finalmente (…).A: subtítulo.
B: locución introductoria.
C: encabezamiento.
10)Mitología griega: análisis de las fuentes históricas.A: título de investigación.
B: enumeración.
C: subtítulo.
11)Me dijeron que debo quedarme en casa: no podré estar en tu fiesta.A: cita textual.
B: explicación.
C: causa-efecto.
12)Decidí no comprar nada: el precio era demasiado elevado.A: explicación.
B: subtítulo.
C: locución introductoria.
RESPUESTAS
OraciónUso
1)Esa es la solución perfecta: nos permitirá escapar en silencio.A: explicación.
2)Tacos, queso y frijoles: esa es toda la comida que tenemos.C: enumeración invertida.
3)Hay días en los que ando mal: hoy no quiero ni levantarme de la cama.C: ejemplificación.
4)Pues bien: he encontrado el modo de silenciar al espía.C: locución introductoria.
5)El duelo de las sombras: La maga misteriosa.A: subtítulo.
6)Todos los aparatos se estropearon: al final no pudimos conectarnos con otro país.B: consecuencia.
7)Necesito que me consigas varias cosas: un plato, un cuchillo y una mesa.B: enumeración.
8)En el artículo se señala: “La curva de contagios seguirá creciendo”.C: cita textual.
9)Estimado presidente: Es de mi gratitud escribirle finalmente (…).C: encabezamiento.
10)Mitología griega: análisis de las fuentes históricas.A: título de investigación.
11)Me dijeron que debo quedarme en casa: no podré estar en tu fiesta.C: causa-efecto.
12)Decidí no comprar nada: el precio era demasiado elevado.A: explicación.

Llegamos al final del post. Tal como vimos, los dos puntos son útiles y a la vez sencillos. ¡Te invitamos a practicar cada uso hasta que los domines todos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *