¿Cómo hacer un cuadro comparativo? Pasos, estructura y ejemplos

Los cuadros comparativos son una de las herramientas de estudio más completas y eficaces que existen. Su uso se encuentra ampliamente extendido en todos los niveles educativos. Además, su gran versatilidad permite adaptarlos a una gran variedad de áreas diferentes.

como hacer un cuadro comparativo

A causa de ello, saber en qué consisten, cómo elaborarlos y conocer sus principales tipos y características resulta muy importante. Te invitamos a continuar con nosotros para no perderte ningún detalle con respecto a los cuadros comparativos.

También te puede interesar: Técnicas de estudio: Conoce los mejores métodos de estudio.

¿Qué es un cuadro comparativo?

Los cuadros comparativos son herramientas utilizadas para estudiar y exponer ideas de forma lógica y organizada.

Se trata de una técnica en extremo versátil, ya que puede aplicarse sin inconvenientes a cualquier campo de estudio.

ejemplo 1 de cuadro comparativo

Ejemplo de cuadro comparativo #1

Como su nombre lo indica, la finalidad de los cuadros comparativos es comparar de manera directa dos o más elementos al colocarlos lado a lado, destacando así sus semejanzas, diferencias o cualidades distintivas.

Esta herramienta facilita una lectura rápida, eficiente y sencilla del contenido que se organiza dentro de la misma.

Gracias a esto, se trata de un instrumento de gran utilidad al momento de tomar decisiones, así como de un material de apoyo de gran valor para muchos estudiantes.

Su uso se extiende incluso al entorno comercial, así como también a distintos ámbitos que se beneficien de realizar una comparativa directa entre dos productos.

Es posible apreciarlos con mucha frecuencia en sitios web de ventas, facilitando la comparación entre los distintos beneficios y precios de los servicios ofrecidos.

De esta manera, los cuadros comparativos son una herramienta muy versátil y fácil utilizar en cualquier escenario en el que se la necesite.

¿Para qué sirve el cuadro comparativo?

La función principal de los cuadros comparativos es realizar una comparación directa entre dos o más elementos, resaltando sus principales diferencias, similitudes o características de forma ordenada y fácil de interpretar.

Gracias a la aplicación de esta técnica, resulta relativamente sencillo llegar a numerosas conclusiones en relación con los objetos comparados. Por ejemplo, identificar cuál de ellos ofrece mayores beneficios, cuál es más completo, cuál es de mejor calidad, entre otros.

Por otra parte, gracias a su gran versatilidad y adaptabilidad a distintos temas, los cuadros comparativos pueden representarse de distintas maneras, facilitando así su uso en múltiples áreas de la educación.

¿Cómo se hace cuadro comparativo?

Para poder hacer un cuadro comparativo de forma apropiada, es necesario conocer en detalle las distintas características de cada uno de los elementos que forman parte de la comparación.

Puedes comparar tantos objetos como desees, pero debes asegurarte de contar con espacio suficiente para ello.

Recomendaciones
  • Si la comparativa será extensa, es recomendable apuntar los principales aspectos a tomar en cuenta en una hoja de papel aparte. De esta manera, resultará más sencillo organizarlos al momento de estructurar el cuadro comparativo.
  • Del mismo modo, es importante tomar en cuenta que si la herramienta se elaborará con la intención de tomar una decisión por medio de ella, será necesario incluir las ventajas y las desventajas de los objetos a comparar.
  • En cuanto a los materiales a utilizar, será necesario contar con hojas de papel, reglas y algunos colores para hacer que la posterior lectura del cuadro sea más amena.
  • Se debe mantener en consideración que el cuadro debe tener un estilo simple, aunque atractivo a la vista, pues su lectura ha de ser tan sencilla como sea posible.
  • Una buena manera de lograrlo es agregando colores o iconos en posiciones estratégicas que contribuyan a que la información sea más sencilla de comprender.
  • Una vez que hayas logrado recopilar todos los datos a utilizar, tan solo será necesario dibujar el cuadro comparativo, agregando la cantidad de filas y columnas que se consideren necesarias de acuerdo al número de elementos y factores a comparar.

Estructura del cuadro comparativo

Como ha sido destacado anteriormente, la estructura de los cuadros comparativos se compone de filas y columnas, las cuales pueden ser tantas como se requieran, ya que no existe un límite establecido para las mismas. Sin embargo, como mínimo, deben ser dos.

En las columnas, se colocarán los distintos objetos que se desea comparar. Mientras tanto, en las filas se establecerán los factores que tomarán parte de la comparativa, como las características, diferencias, similitudes, entre otros.

ESTRUCTURA DEL CUADRO COMPARATIVO EJEMPLO 2

Ejemplo #2 cuadro comparativo

En general, el contenido que se muestra en el cuadro comparativo se enunciará en el primer recuadro del mismo, el cual funciona como título.

Por otra parte, los distintos recuadros en los que se enuncian los elementos y factores a comparar suelen diferenciarse entre sí haciendo uso de colores. De esta forma, la lectura resulta más amena, siendo más sencillo determinar qué se está comparando y en qué sentido.

Características del cuadro comparativo

Los cuadros comparativos poseen una serie de características particulares que contribuyen a convertirlos en una herramienta sumamente efectiva. No obstante, al tratarse de un instrumento de estudio simple, no posee una cantidad de cualidades particularmente extensa.

Entre las características más notorias de estos diagramas es posible destacar:

  • Su estructura consiste principalmente en columnas, por lo que la información que forma parte de estos diagramas suele disponerse de manera vertical.
  • No existe un número máximo de columnas para estas herramientas. El usuario puede agregar todas las que considere necesarias.
  • Los elementos establecidos dentro de los recuadros deben ser claros y estar resumidos a lo más básico o esencial. No se suele hacer uso de párrafos extensos.
  • La cantidad de categorías a colocar dentro del cuadro será determinada por las preferencias de quien lo elabora.
  • Puesto que la finalidad de estos diagramas es determinar las diferencias existentes entre los distintos elementos que se comparan, no es necesario que todas las categorías contengan la misma cantidad de información.

Tipos de cuadros comparativos

Al momento de llevar a cabo comparaciones de información, es posible utilizar diversos métodos para determinar las semejanzas y diferencias de los elementos en cuestión.

En consecuencia, es posible crear distintos tipos de cuadros comparativos de acuerdo con los parámetros que se desee estudiar, permitiendo analizar la información desde perspectivas diferentes.

Entre los principales tipos de cuadros comparativos se encuentran:

Cuadros comparativos tabulares

Los cuadros comparativos tabulares, o “De tabla” son la representación más común y popular de esta herramienta, caracterizándose por ser muy sencillos de elaborar y utilizar.

ejemplo cuadro comparativo tabular

Ejemplo #3 cuadro comparativo tabular

Gozan de una gran versatilidad, ya que pueden utilizarse para comparar tanto datos numéricos, como de texto.

Como puede deducirse gracias a su nombre, su diagrama tiene forma de tabla. Gracias a ello, resultan muy sencillos de dibujar y de comprender. Son ampliamente utilizados en las escuelas.

Cuadros comparativos cuantitativos

Los cuadros comparativos cuantitativos son aquellos que permiten realizar comparaciones con información numérica. Se trata de una tabla en la que se comparan los valores de las variables con las que se desea trabajar.

Además de los datos numéricos, este tipo de diagrama se completa haciendo uso de ciertos datos para complementar su función comparativa.

ejemplo cuadro comparativo cuantitativo

Ejemplo #4 cuadro cuantitativo

Al igual que los cuadros comparativos tabulares, su estructura se basa en columnas verticales. No obstante, debido a la clase de información que se expresa en esta variante de la herramienta, las filas horizontales también resultan importantes.

De acuerdo con la extensión de los elementos que se desee comparar, será necesario tomar este último aspecto en consideración.

Pasos para hacer un cuadro comparativo

Hacer un cuadro comparativo no se trata en lo absoluto de una tarea complicada. Sin embargo, si se desea obtener los mejores resultados al momento de utilizarlos, es necesario seguir algunos pasos en específico durante su elaboración. Entre estos se destacan:

1. Establecer cuál será el sentido de la comparativa

El primer paso para hacer un cuadro comparativo es determinar qué tipo de comparativa se llevará a cabo. No será posible iniciar con la estructuración del diagrama si no se tiene en claro este aspecto.

Por ello, es necesario definir qué tipo de objetos compararás y en qué sentido lo harás.

  • ¿Se compararán sus semejanzas o sus diferencias?
  • ¿Se destacarán sus características particulares?
  • ¿Se busca comparar alguna cualidad en específico?

Una vez que se tengan todos estos puntos en claro, será posible proceder con el siguiente paso.

2. Estructurar el cuadro comparativo

A continuación, se dibujará un recuadro de gran tamaño en la hoja de papel a utilizar y se procederá a dividirlo en tantas filas o columnas como se consideren necesarias de acuerdo a la cantidad de elementos y a los factores a comparar.

De igual manera, es recomendable considerar cuánto espacio se dejará en cada recuadro, ya que no sería ideal que la información a introducir en los mismos quedara a medias.

Una vez que el cuadro esté establecido, escribe los nombres de los elementos a comparar en la sección superior de las columnas. Debajo ellos, se colocarán las diferencias, semejanzas o cualquier tipo de cualidad que se desee comparar.

3. Efectuar la comparación

Agrega una fila al cuadro por cada cualidad de los elementos que desees comparar, de manera que queden en columnas diferentes. Es muy significativo que se siga el mismo orden en cada columna para que la comparación se lleve a cabo de la forma más organizada posible.

Si lo deseas, puedes utilizar colores en ciertos puntos estratégicos para hacer que la lectura del cuadro sea más sencilla.

4. Sacar las conclusiones de la comparación

Una vez que se hayan descrito los diferentes elementos a comparar en sus respectivos recuadros, será posible realizar una comparación directa entre cada uno para obtener las conclusiones correspondientes.

Por último, se recomienda apuntar las conclusiones obtenidas en una hoja adicional para poder acceder a ellas de forma más directa cuando se las necesite. Así, se habrá conseguido elaborar y utilizar un cuadro comparativo de manera apropiada.

Ventajas y desventajas

Si bien el uso de cuadros comparativos presenta un gran número de beneficios, puesto que son muy eficientes y fáciles de utilizar, no son herramientas perfectas.

Debido a ello, resulta muy importante conocer tanto sus ventajas como sus desventajas para determinar en qué tipo de situaciones su uso resultará conveniente y en qué otras será preferible recurrir a otro instrumento.

  • Permiten presentar información de manera muy organizada al dividir los datos en categorías
  • Es posible establecer tantas filas y columnas como sean necesarias para representar toda la información que se desee comparar
  • El autor del cuadro comparativo puede estructurar las categorías de la manera que considere más apropiada
  • La lectura e interpretación de estas herramientas suele ser muy sencilla

Su principal desventaja es:

  • Los cuadros comparativos suelen ser herramientas que utilizan información muy resumida. Debido a esto, no son una alternativa recomendable al momento de estudiar temas extensos.

Otros ejemplos y tipos

Luego de conocer todos los detalles con respecto a los cuadros comparativos, sus tipos, características, ventajas, desventajas y pasos para su elaboración, de seguro te encontrarás listo para hacer uno por tu cuenta.

Cuadros comparativos de matiz

También conocidos como “De doble entrada”, los cuadros comparativos de matiz presentan una estructura similar a la de los cuadros tabulares.

No obstante, mientras que las herramientas de tipo tabular realizan comparaciones utilizando información relativamente extensa, los de matiz hacen uso de datos muy resumidos.

De esta manera, no se estructuran haciendo uso de conceptos o descripciones, sino de nombres y palabras clave que se utilizan para sintetizar la información a comparar a lo más esencial.

Cuadros comparativos de escalas

Los cuadros comparativos de escalas se utilizan, como su nombre lo indica, como un método para medir escalas. Sus usos son sumamente variados, sin embargo, sus cualidades básicas se asemejan a las de los cuadros tabulares.

Puesto que se trata de un instrumento para medir escalas, la información que se utiliza para completarlo se expresa a manera de datos.

Debido a esto, al igual que en las variantes cuantitativas, el espacio horizontal cobra gran importancia dentro del diagrama. Siendo este un punto muy importante a tomar en consideración al momento de elaborarlos.

Cada uno de los tipos de cuadros comparativos presentados con anterioridad se encuentra preparado para realizar comparaciones entre distintas clases de información. Por ello, es muy importante conocerlos para utilizarlos de la manera más oportuna posible de acuerdo a la situación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *