Acento prosódico, ortográfico y diacrítico: Reglas, ejemplos y ejercicios

En este post aprenderás a aplicar las reglas de acentuación del acento prosódico, ortográfico y diacrítico. Aunque sus reglas son sencillas, es importante conocer algunos de sus casos para lograr identificar el uso de cada uno de ellos.

acento prosodico, ortografico y diacritico ejemplos y ejercicios

Tanto el acento prosódico, como el ortográfico y diacrítico presentan características específicas, ya sea que se aplican a una palabra, o bien, que son usados dentro de una oración. Al final todos tienen un papel incuestionable en el sistema de nuestra lengua.

Por eso hemos elaborado un post muy especial para explicarte de qué va cada acento de un modo sencillo y rápido, con algunos ejercicios que te servirán para poner a prueba este nuevo conocimiento adquirido.

¿Qué es el acento prosódico?

El acento prosódico se refiere a la fuerza de voz que se aplica a la sílaba tónica dentro de una palabra, lo que la convierte en la sílaba con mayor relevancia a nivel de sonido.

Este tipo de acento tiene lugar cuando:

Pronunciamos una palabra y destinamos a una de sus sílabas la mayor fuerza de nuestra voz.

Por consiguiente, podemos establecer que este primer acento se encuentra dentro del nivel sonoro o fonético de la lengua.

Es importante que no olvidemos eso último. El acento prosódico se limita única y exclusivamente al plano sonoro. No tiene cabida en el apartado gráfico ni se indica mediante ningún signo; al menos no en la escritura tradicional y regular, que es la que nosotros usamos.

¿Qué palabras llevan acento prosódico?

Todas las palabras de dos o más sílabas, sin excepción, llevan acento prosódico.

Esta es una de las reglas más vitales de nuestro idioma. Por nuestra naturaleza lingüística, siempre habrá una sílaba a la que le demos una mayor fuerza de voz. Es una ley fonética a la que estamos sujetos.

Ahora bien, ¿hay monosílabos con acento prosódico? Esta pregunta pareciera complicada, y hasta cierto punto lo es. En un monosílabo, dado que hay una sola sílaba, esta última es la única que recibe la fuerza de nuestra voz. Por lo tanto, sí puede poseer este acento, pero solo cuando se usa con acento diacrítico (el cual estudiaremos más adelante).

Si en cambio se tratase de una palabra de varias sílabas, nos veríamos obligados a distribuir la fuerza de nuestra voz. Es decir, pronunciaríamos con mayor fuerza una y las demás con un poco más de suavidad. Este recurso, a nivel de entonación, contribuye a dar melodía a las oraciones que decimos.

¿Cómo identificar el acento prosódico?

Saber cómo identificar el acento prosódico no implica ninguna complejidad. Como ya dijimos, todas las palabras tienen este acento. Así pues, lo único que necesitamos hacer es pronunciar una, y nos daremos cuenta de que hay una sílaba que enfatizamos inconscientemente.

Quizá te preguntes por qué lo hacemos. La respuesta es simple: porque así las hemos ido adquiriendo desde pequeños al escuchar cómo hablan a nuestro alrededor. Por ende, no necesitamos preguntarnos cuál sílaba tiene el acento prosódico, puesto que ya lo sabemos.

Podemos hacer este ejercicio con cualquier palabra; preferiblemente, si tiene más de una sílaba. Si pronunciamos “oveja”, nos daremos cuenta de que en la sílaba “ve” hacemos mayor énfasis, mientras que en “o” y en “ja” relajamos la voz. Tenemos, entonces, que “ve” lleva el acento prosódico.

Cabe resaltar que la habilidad para identificar este acento en una palabra es el primer paso para que podamos entender cuándo y en qué sílaba acentuarla. Sin este conocimiento seremos incapaces de reconocer si una palabra es aguda, grave o esdrújula, y por tanto, no dominaremos las normas de acentuación.

Ejemplos de palabras con acento prosódico

Nada mejor para entender el uso de este tipo de acento que ver unos cuantos ejemplos. En los ejemplos resueltos encontrarás palabras graves y agudas con acento prosódico. Para ayudarte nos aseguraremos de señalar en cada uno cuál es la sílaba tónica:

PalabraSílaba tónicaTipo de palabra
Amor“mor”Aguda
Carrera“rre”Grave
Luna“lu”Grave
Viento“vien”Grave
Camino“mi”Grave
Laberinto“rin”Grave
Atajos“ta”Grave
Recordar“dar”Aguda
Ventisca“tis”Grave
Cabello“be”Grave
Sombrero“bre”Grave
Ventilador“dor”Aguda
Silla“si”Grave
Coche“co”Grave
Caballo“ba”Grave
Plataforma“for”Grave
Aprendizaje“za”Grave
Hamburguesa“gue”Grave
Camiseta“se”Grave
Diploma“plo”Grave
Cantar”tar”Aguda
Sufrir”frir”Aguda
Tomad”mad”Aguda
Bailar”lar”Aguda

Oraciones con acento prosódico

Las palabras con acento prosódico son las que más usamos al hablar y escribir. Como muestra de ello veamos las siguientes oraciones, en las cuales hemos subrayado las palabras que tienen este acento (y que a la vez carecen de marcas gráficas de acentuación, claro está). Por ahora haremos caso omiso de los monosílabos:

  • Quisiera que tú me ayudaras con mi pérdida”.
  • Tienes mucho corazón”.
  • “Jesús fue todo un mártir”.
  • “Tu teléfono está sobre la mesa”.
  • Manuel aterrizó ayer”.
  • “Julián compró doce rosas”.
  • Hablar inglés brinda muchísimas ventajas”.
  • “Compraré cuarenta libros para mí”.
  • Conseguir tu número telefónico fue toda una travesía”.
  • “Veré pronto la nueva película de Guillermo del Toro”.

Ejercicios

Para poner a prueba este primer tema hemos elaborado una lista de ejercicios compuestos por oraciones que tienen únicamente acento prosódico, sin palabras que lleven ninguna marca gráfica de acentuación.

Tu deber será subrayar la sílaba que contiene el acento prosódico, es decir, la sílaba tónica, omitiendo los monosílabos:
  • “Quemaremos la casa del abuelo”.
  • “Siempre supe que eras un traidor”.
  • “Ella me dijo que tuviera cuidado”.
  • “Una serpiente se pasea por el tejado”.
  • “En cada parte de mi casa veo fantasmas”.
  • “El cielo se extiende sobre nuestras cabezas”.
  • “La pluma es el arma de todo escritor”.
  • “Los coches gastan demasiada gasolina”.
  • “La noche de ayer fue muy calurosa”.
  • “En el pueblo comenzaron a caer muchas gaviotas”.
  • “El docente nunca deja de aprender”.
  • “Tuve un sueño bastante espantoso”.
  • “La alquimia nunca ha demostrado ser exitosa”.
  • “Perdonar no es lo mismo que olvidar”.
  • “Construir un colegio implica muchos años”.

Respuestas

  • “Quemaremos la casa del abuelo”.
  • Siempre supe que eras un traidor”.
  • Ella me dijo que tuviera cuidado”.
  • Una serpiente se pasea por el tejado”.
  • “En cada parte de mi casa veo fantasmas”.
  • “El cielo se extiende sobre nuestras cabezas”.
  • “La pluma es el arma de todo escritor”.
  • “Los coches gastan demasiada gasolina”.
  • “La noche de ayer fue muy calurosa”.
  • “En el pueblo comenzaron a caer muchas gaviotas”.
  • “El docente nunca deja de aprender”.
  • Tuve un sueño bastante espantoso”.
  • “La alquimia nunca ha demostrado ser exitosa”.
  • “Perdonar no es lo mismo que olvidar”.
  • “Construir un colegio implica muchos años”.

¿Qué es el acento ortográfico?

El acento ortográfico es el matiz visual que le damos a una palabra mediante una tilde en su sílaba tónica para señalar, de ese modo, cuál de sus sílabas recibe la mayor fuerza de voz al pronunciarla.

Se trata, pues, de un recurso gráfico para indicar en cuál sílaba se encuentra el acento prosódico.

En consecuencia, para entender qué es el acento ortográfico, debemos dar el paso del plano sonoro (en el que estuvimos mientras explicábamos el acento anterior) al plano gráfico. El énfasis no lo hacemos ahora a nivel de pronunciación, sino en la escritura.

Para ello colocamos la tilde en la vocal de la sílaba tónica (jamás en una consonante). Ahora bien, puede que haya más de una vocal en una misma sílaba (recordemos los diptongos, triptongos e hiatos); en ese caso colocaríamos el signo en la vocal que sea tónica dentro de esa sílaba.

Al acento ortográfico se le suele denominar simplemente “tilde”.

Es necesario aclarar que al acento ortográfico se le suele denominar simplemente “tilde” por costumbre y para abreviar. Podemos usar cualquiera de los dos nombres, pero nunca olvidemos que el término “tilde” se refiere al símbolo gráfico, o sea, es la materialización visual del acento.

¿Qué palabras llevan acento ortográfico?

Si queremos entender qué palabras llevan tilde debemos partir de un principio básico: Si bien todas las palabras tienen acento prosódico (como ya dijimos más arriba), no todas reciben el acento ortográfico. Para distinguirlas hemos de conocer las reglas de acentuación.

La acentuación ortográfica se sustenta primeramente en un conjunto de normas básicas que dependen de la clasificación de las palabras según la posición de su sílaba tónica.

Es decir, si son agudas, graves o esdrújulas. Para reconocerlas debemos contar las sílabas de derecha a izquierda, siendo la última la que se halle más hacia la derecha.

¿Cómo identificar las palabras agudas, graves y esdrújulas?

  • Agudas: Son aquellas en las que la última sílaba es la tónica.
  • Graves: Son las palabras cuya sílaba tónica es la penúltima.
  • Esdrújulas: Son aquellas que tienen la antepenúltima sílaba como tónica.
  • Sobreesdrújulas: Son las que tienen la sílaba tónica antes de la antepenúltima.

Desde luego, para poder identificar lo anterior hemos de pronunciar las palabras. Por eso señalamos con anterioridad que conocer el acento prosódico era fundamental.

Pues bien, tan pronto como hayamos reconocido qué clase de palabra es la que tenemos en frente, debemos seguir las reglas de acentuación básicas para saber cuándo añadirles la tilde.

Cada clase tiene su norma en función de la terminación de la palabra:

  • Palabras agudas: Llevan tilde si terminan en “n”, “s” o vocal.
  • Palabras graves: Se les coloca tilde siempre que no terminen en “n”, “s” ni vocal. Pero si la “s” está precedida de una consonante sí se acentúa, como sucede con “bíceps”.
  • Palabras esdrújulas: Siempre llevan tilde.
  • Palabras sobreesdrújulas: Tal como las esdrújulas, también llevan tilde sin excepción.

Con esas reglas de acentuación podemos aplicar la tilde en la mayoría de las palabras sin posibilidad de cometer un error. Pero toda norma tiene su excepción, y en el caso de estas reglas no es distinto. Sin embargo, este tema lo dejaremos para el último apartado, al cual corresponde.

Una cosa más que conviene recalcar es que a lo largo de la historia la RAE ha ido cambiando un poco las reglas de acentuación. Por ende, si alguna vez nos encontramos con un texto muy antiguo que parece transgredirlas, ahí tenemos la explicación.

¿Los monosílabos llevan tilde?

A estas alturas muy posiblemente te estés preguntando si los monosílabos llevan tilde. Por norma general, un monosílabo no debe llevar tilde. No obstante, en casos de acento diacrítico —que es nuestro siguiente tema—esto cambia por completo.

Palabras con doble acentuación

Un fenómeno curioso dentro del acento ortográfico son las palabras que manejan doble acentuación o hasta tres acentos. Es decir, las vocales y las consonantes son las mismas, pero la tilde puede aparecer o desaparecer según sea el caso.

Podemos encontrarnos con dos situaciones, cada una de las cuales amerita una solución propia.

  • La primera es que el significado sea igual. Un ejemplo es “periodo” y “período”. Ambas formas significan lo mismo, y tanto como una como la otra son permitidas por la RAE. Pero se suele considerar que la segunda forma es más elegante.
  • La segunda situación es que el significado cambie. Ocurre con “líquido” (sustantivo común), “liquido” (verbo en tiempo presente) y “liquidó” (verbo en tiempo pretérito). Como vemos, aunque las vocales y consonantes se repitan, la tilde cambia todo. Por lo tanto debemos estar atentos a casos como este.

Acento ortográfico en adverbios terminados en “mente”

Un caso especial que debemos nombrar dentro del acento ortográfico son los adverbios terminados en “mente”.

Para su formación se toma un adjetivo y se le suma la palabra “mente” al final.

El resultado nos daría una palabra de cuatro o más sílabas, y según sea el caso podríamos considerarla esdrújula o sobreesdrújula. De inmediato procederíamos a colocarle su respectiva tilde. Sin embargo, estos adverbios tienen una condición especial que desafía las reglas de acentuación.

Sucede que hemos de revisar la acentuación original del adjetivo. Si llevaba tilde, esta se conserva en el adverbio; en caso contrario, se deja tal cual.

De ese modo, un adverbio como “simplemente” iría sin tilde, ya que el adjetivo “simple” no va acentuado. Así será también con cualquier otro adverbio de este tipo que nos consigamos o que decidamos usar.

Ejemplos de palabras con acento ortográfico

Para ejemplificar mejor este tema y que puedas comprenderlo más rápido, hemos juntado unas cuantas palabras con acento ortográfico. Asimismo señalaremos en cada una su clasificación y por qué le hemos colocado la tilde:

PalabraTipo de palabra
CanciónAguda.
EspectáculoEsdrújula, así que lleva tilde obligatoriamente. La acentuamos porque termina en “n”.
TrébolGrave. Termina en “l”, de modo que le añadimos el acento ortográfico.
ÁrbolGrave. También termina en “l”.
PáginaEsdrújula, de modo que va acentuada obligatoriamente.
CantóAguda que acaba en vocal, lo que justifica la tilde.
TítuloEsdrújula, por lo que va acentuada siempre.
RatónAguda y termina en “n”.
ÁgilGrave con terminación “l”.
SelecciónAguda que acaba en “n”.
GuárdameloSobreesdrújula. La tilde es obligatoria.
RazónAguda que termina en “n”.
SábanaEsdrújula, por lo que debemos acentuarla.
AsíAguda con terminación en vocal.
ÁmbarGrave que termina con “r”.
BalcónAguda. Concluye en “n”.
AcérrimoEsdrújula, así que hemos de tildarla.
TímidamenteSobresdrújula. El adjetivo original lleva tilde, así que se conserva aquí.
EnseñóAguda que termina en vocal
SímboloEsdrújula. La acentuación es obligatoria.

Oraciones con acento ortográfico

Las palabras con acento ortográfico también tienen mucha presencia en las oraciones que construimos. Veamos algunos ejemplos:

  • Tenía que permitirle su celebración”.
  • “Nos encargó asesinar a los mártires”.
  • “La monotonía logró enloquecer al vecino”.
  • “Los científicos trabajan en la exploración de Marte”.
  • “Mi brújula se estropeó hace unos días”.
  • “Los chicos demuestran su valía jugando fútbol”.
  • “Los teléfonos inteligentes son muy útiles”.
  • Llegué a casa antes de que mi tía lo notara”.
  • “Nosotros queremos la máxima diversión”.
  • “Ella me aseguró que había corregido el índice de nuestro artículo académico”.

Ejercicios de palabras con acento ortográfico

Ya conoces las reglas para colocar la tilde o acento ortográfico. Por lo tanto, te mostraremos algunos ejercicios en los que tendrás que identificar los términos que deben llevar tilde y luego acentuarlos (no olvides tener en cuenta los diptongos, hiatos y triptongos):

  • “Ella salto del balcon”.
  • “Ayer sorprendi a la profesora”.
  • “Pedro hablaba con el paramedico”.
  • “Los niños querian alegria en su cumpleaños”.
  • “Compartire mi almohadon contigo”.
  • “Decidio venir a la fiesta de su mama”.
  • “El doctor seguira viniendo a darnos ayuda”.
  • “Mi padre eligio la cremacion antes de morir”.
  • “Susana pidio un ordenador y una lampara”.
  • “Amanecio muy tarde hoy”.
  • “Las dudas estan en toda mi cabeza”.
  • “Gracias al agua que encontre no mori”.
  • “Mi hermana adquirio un nuevo gato”.
  • “Hay muchos catolicos en mi pais”.
  • “Soñe que eramos primos”.

Respuestas

  • “Ella saltó del balcón”.
  • “Ayer sorprendí a la profesora”.
  • “Pedro hablaba con el paramédico”.
  • “Los niños querían alegría en su cumpleaños”.
  • “Compartiré mi almohadón contigo”.
  • “Decidió venir a la fiesta de su mamá”.
  • “El doctor seguirá viniendo a darnos ayuda”.
  • “Mi padre eligió la cremación antes de morir”.
  • “Susana pidió un ordenador y una lámpara”.
  • “Amaneció muy tarde hoy”.
  • “Las dudas están en toda mi cabeza”.
  • “Gracias al agua que encontré no morí”.
  • “Mi hermana adquirió un nuevo gato”.
  • “Hay muchos católicos en mi país”.
  • “Soñé que éramos primos”.

¿Qué es el acento diacrítico?

El acento diacrítico es el que permite distinguir entre dos palabras con una misma escritura pero con un significado diferente.

En este caso la tilde sirve para reconocer de cuál de ambas se trata, lo que impide cualquier error de ambigüedad al leer.

Al no haber ningún error de ese tipo, podemos entender bien el sentido del mensaje que quería transmitir quien lo escribió. Por ende para comprender este tipo de acento debemos tener en cuenta el papel que juega la ambigüedad. A continuación un ejemplo de ello:

  • De los dos”. En este caso nos topamos con una oración que parece indicar pertenencia, pese a ser tan corta. Si la leemos bien vemos que indica que hay algo que pertenece a dos destinatarios. Alarguémosla: “Esa camiseta es de los dos”.
  • los dos”. En esta segunda oración se nos habla no de pertenencia, sino de dar. Se indica una orden directa para entregar los dos elementos hipotéticos de la oración.

Como podemos ver en esas oraciones hay dos monosílabos, uno con tilde y otro sin ella. Según las normas que ya vimos, lo primero debería ser un error. Pero los monosílabos con tilde diacrítica tienen justificación para hacerlo, dado que permiten diferenciar dos significados, como hemos podido ver.

Sin la tilde diacrítica no seríamos capaces de precisar qué quiso decir la persona, y el mensaje quedaría ambiguo. Partiendo de eso podemos establecer que el valor de este tipo de acento se encuentra a nivel funcional.

¿Qué palabras llevan acento diacrítico?

Ahora que ya vimos el uso de este tipo de tilde, es momento de que hablemos de qué palabras pueden llevarla.

En este aspecto no existe un conjunto de normas tan específicas como vimos con el acento anterior. Antes bien, se trata de cumplir dos condiciones para que podamos añadirles este acento:

  • Que la palabra tenga función diacrítica. No todas las palabras aceptan una función diacrítica en nuestro idioma. Hay solamente un listado de términos que encajan con este acento.
  • Que el significado se corresponda. Si vamos a aplicar una tilde diacrítica debemos asegurarnos de que se corresponde con el significado que ha de adoptar la palabra en la oración con la que estamos trabajando.

Si cumplimos ambas condiciones no hay posibilidad de que nos equivoquemos al aplicar este tipo de tilde. Ahora bien, antes de avanzar cabe hacer tres acotaciones:

  • La primera es que una tilde diacrítica cambia la categoría gramatical de la palabra en la que la usamos. Por consiguiente, si es un pronombre puede convertirse en un adjetivo, por mencionar un ejemplo. De esa forma es como “de”, que es una preposición, pasa a ser un verbo cuando escribimos “dé”, que es una de las formas conjugadas del verbo en infinitivo “dar”.
  • La segunda es que, tal y como las reglas de acentuación han cambiado con el tiempo, ha habido palabras que solían aceptar la tilde diacrítica y que ahora la RAE ha descatalogado. Entre ellas están los pronombres demostrativos: “ése”, “ésa”, “aquél”, etc.
  • La tercera acotación es que la mayoría de las palabras con acento diacrítico son monosílabas. El grupo restante son palabras bisílabas. Sea como sea, debemos acentuar solo aquellos monosílabos que posean función diacrítica, y únicamente cuando esté justificado hacerlo.

Ejemplos de palabras con acento diacrítico

Ahora nos enfocaremos en darte todos los ejemplos de las palabras con acento diacrítico para que puedas usarlas correctamente. El listado es extenso, pero procuraremos simplificarlo lo más posible:

PalabraUsos
Él-ElÉl (pronombre personal): “Él me dijo que viniera”.
El (artículo): “El libro es rojo”.
Tú-TuTú (pronombre personal): “Tú nunca me ayudas”.
Tu (adjetivo posesivo): “Tu coche es muy lujoso”.
Mí-MiMí (pronombre personal): “A mí no me gustan los deportes”.
Mi (adjetivo posesivo): “Mi novia vendrá hoy”.
Sí-SiSí (adverbio de afirmación): “Sí, hay gente en el colegio”.
Sí (sustantivo): “Mi padre me dio el sí para irme del país”.
Sí (pronombre personal): “Juan no cree en sí mismo”.
Si (conjunción condicional): “Si no vienes me molestaré”.
Si (conjunción interrogativa): “No estoy seguro de si tiene esposo o no”.
Más-MasMás (adverbio de cantidad): “Eres más tonto que yo”.
Mas (conjunción adversativa): “Quise ir a la fiesta, mas no me dejaron”.
Sé-SeSé (verbo): “Sé que no has ido más a clases”.
Sé (verbo): “Sé un buen hombre, como tu padre”.
Se (pronombre personal reflexivo): “Se maquilló la cara hace rato”.
Se (pronombre personal): “Se necesita mucho esfuerzo para triunfar”.
Dé-DeDé (verbo): “Mañana quizá te dé mi número telefónico”.
De (preposición): “Quiero oír una canción de pop”.
Té-TeTé (sustantivo): “Me gusta tomar té por las mañanas”.
Te (pronombre personal): “Te mandé un mensaje anoche”.
Te (sustantivo): “La te es una de mis letras favoritas”.
Aún-AunAún (adverbio de tiempo): “Aún no hemos llegado a casa”.
Aún (adverbio de intensidad): “Ella es aún peor que yo”.
Aun (adverbio): “Aun con tu ayuda, nada podríamos hacer”.
Qué-QueQué (adjetivo interrogativo): “¿Qué camisa te pondrás?”.
Qué (adjetivo exclamativo): “¡Qué mujer tan hermosa!”.
Qué (pronombre interrogativo): “¿Qué pasará hoy?”.
Qué (adverbio exclamativo): “¡Qué difícil es esto!”.
Qué (pronombre relativo): “No tengo qué comer”.
Que (pronombre relativo): “No me gustó la canción que pusiste”.
Que (conjunción): “Quiero que vengas mañana”.
Cómo-ComoCómo (adverbio interrogativo): “¿Cómo estás hoy?”.
Cómo (adverbio exclamativo): “¡Cómo cantas!”.
Cómo (sustantivo): “No me importa mucho el cómo, sino que logres el objetivo”.
Como (adverbio relativo): “Me gusta la forma como bailas”.
Como (verbo): “Yo como más manzanas que tú”.
Como (conjunción condicional): “Como vengas, te juro que me voy”.
Cuándo-CuandoCuándo (adverbio interrogativo): “¿Cuándo vendrás?”.
Cuándo (adverbio exclamativo): “¡Cuándo se acabará este dolor!”.
Cuándo (sustantivo): “Ella está preocupada por el cuándo”.
Cuando (adverbio relativo): “Cuando llegues hablaremos mejor”.
Dónde-DondeDónde (adverbio interrogativo): “¿Dónde nos veremos?”.
Dónde (adverbio exclamativo): “¡A dónde vas con esa ropa!”.
Dónde (sustantivo): “Quiero conocer el dónde”.
Donde (adverbio relativo): “Esta es la casa donde crecí”.
Cuál-CualCuál (adjetivo interrogativo): “¿Cuál zapato es el tuyo?”.
Cuál (pronombre interrogativo): “¿Cuál fue el que elegiste?”.
Cual (adjetivo relativo): “Se presenta tal cual es a sus amigos”.
Cuánto-CuantoCuánto (adjetivo interrogativo): “¿Cuánto tiempo tardaremos?”.
Cuánto (adjetivo exclamativo): “¡Cuánto tiempo estuve esperando esto!”.
Cuánto (pronombre interrogativo): “¿Cuánto necesitas?”.
Cuánto (adverbio exclamativo): “¡Cuánto he querido que venga!”.
Cuanto (pronombre relativo): “Todo cuanto le dije fue inútil”.
Quién-QuienQuién (pronombre interrogativo): “¿Quién vino hoy?”.
Quién (pronombre exclamativo): “¡Quién pudo pensar algo así!”.
Quien (pronombre relativo): “Ella es la persona de quien te hablé hace unos días”.

En este listado podríamos incluir el caso de los pronombres demostrativos, el adverbio “sólo” y muchos otros ejemplos. No obstante, la RAE en 2010 les suprimió el acento diacrítico.

La razón fue que para la Academia es innecesaria la tilde en estas palabras, ya que es posible utilizarlas sin que se corra ningún riesgo de ambigüedad. Esa decisión generó cierta polémica, pero siempre lo mejor será que nos ajustemos a lo que dictamine esta autoridad.

Oraciones con acento diacrítico

Ya que vimos cómo usar tú y tu así como también él y el y las demás palabras con acento diacrítico, procedamos a ver un poco de su uso en la práctica:

  • “Es genial tomar , pero te confieso que no puedo comprarlo”.
  • , hay días muy malos en mi empleo”.
  • “¿Cuándo nos juntaremos para cenar?”.
  • no me quieres prestar tu ordenador”.
  • que no te agrada mi esposo”.
  • Mi prima María es alguien con quien se puede hablar muy bien”.
  • “No puedo hacer nada más”.
  • “Para no hay ninguna alternativa”.
  • “Quiero un nuevo sombrero, mas no tengo el dinero”.
  • Mi educación y mis recursos nunca fueron buenos”.

Ejercicios acento diacrítico

No podíamos cerrar este último apartado sin unos ejercicios que te ayuden a comprobar qué tanto has entendido el tema. En este caso deberás verificar si se usa bien la tilde diacrítica según el caso, y corregirla si consideras que hace falta:

  • “De toda la comida a los hijos de Juan”.
  • “No se hacer café”.
  • “A mí madre le encanta limpiar nuestra casa, pero a mi no me gusta”.
  • “El archivo no sé ha enviado aun”.
  • “Compraré una mesa qué tenga espacio para tomar mucho te”.
  • “Se bueno con tus padres siempre”.
  • “Mientras hablaba por teléfono sé cayó por las escaleras”.
  • “Sé subió a mí carro sin mí permiso”.
  • ¿Cuantos días faltan para que volvamos a clases?
  • “Sé dice que no se comer sin atragantarme”.
  • “La cámara té la dieron porque té has portado bien”.
  • “¿Cual de tus hermanas irá a la misa?
  • “Tu quieres una pizza, pero en tú ciudad no hay pizzerías”.
  • “Lograr que té aceptaran en la universidad fue complicado”.
  • “El compositor quiere hacer una canción para mi”.

Respuestas

  • “Dé toda la comida a los hijos de Juan”.
  • “No sé hacer café”.
  • “A mi madre le encanta limpiar nuestra casa, pero a mí no me gusta”.
  • “El archivo no se ha enviado aún”.
  • “Compraré una mesa que tenga espacio para tomar mucho té”.
  • “Sé bueno con tus padres siempre”.
  • “Mientras hablaba por teléfono se cayó por las escaleras”.
  • “Se subió a mi carro sin mi permiso”.
  • ¿Cuántos días faltan para que volvamos a clases?
  • “Se dice que no sé comer sin atragantarme”.
  • “La cámara te la dieron porque te has portado bien”.
  • “¿Cuál de tus hermanas irá a la misa?
  • “Tú quieres una pizza, pero en tu ciudad no hay pizzerías”.
  • “Lograr que te aceptaran en la universidad fue complicado”.
  • “El compositor quiere hacer una canción para mí”.

Con todo lo que te hemos explicado en esta oportunidad podrás saber cómo manejar los tres tipos de acentos aplicando sus reglas. ¡Tan solo asegúrate de practicar mucho!

Give a Comment